Cuestionan el riesgo de exposición prenatal al paracetamol y TDAH

- Por

El paracetamol o actoaminofén (o acetoaminofeno) es el ingrediente activo del Tynelol y cientos de medicamentos que se expenden tanto con receta médica como de venta libre. Es el único analgésico para dolores de leves a moderados y como antipirético que se recomienda ingerir a las mujeres embarazadas que presenten  fiebre o dolor. También se prescribe en otras patologías asociada a procesos inflamatorios, por lo que se usa ampliamente durante el embarazo.

Según las estadísticas, el acetaminofen es usado por un  65% a 70% de las mujeres embarazadas en los Estados Unidos y por el  50% a 60%  aproximadamente de las mujeres embarazadas en el oeste y el norte de Europa.

Además, se ha sugerido que la presencia de algunas de estas afecciones durante el embarazo, como fiebre, inflamación y trastornos autoinmunes, están asociadas con un mayor riesgo de alteraciones neurológicas durante el desarrollo, que se pueden evidenciar posteriormente en la descendencia.

Hay que considerar que el acetoaminofén atraviesa la placenta y puede detectarse en la orina del bebé después de la exposición prenatal, por lo que hay que considerar  los potenciales efectos de este fármaco y/ o sus metabolitos en el feto y en el bebé.

Dentro de los cuadros neurológicos que se han asociado al uso del acetoaminofén está el Trastorno por deficit de atención e hiperactividad (por sus siglas TDAH),  que combina los síntomas de falta de atención e hiperactividad.

Estudios previos

Previamente, se ha reportado  una asociación entre personalidad impulsiva y el uso de paracetamol durante el embarazo.  Por lo tanto, es posible que el uso de este fármaco durante el período de gestación pueda estar influenciado por factores familiares, incluidos los aspectos genéticos, que también pueden incidir en el riesgo de TDAH en la descendencia.

En 2013, un grupo de investigadores que realizó una comparación entre hermanos en un gran estudio poblacional de cohortes en Noruega sugirieron que el uso prenatal de paracetamol durante 28 días o más se relacionó con un menor desarrollo motor, así como problemas comunicacionales y de externalización, como falta de atención y agresión, en la descendencia.

Al año siguiente, estos investigadores encontraron una asociación entre el uso de paracetamol prenatal y el diagnóstico de trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH) y síntomas de TDAH en la descendencia. Si bien las causas son desconocidas, pero se cree que la genética desempeña un papel en su aparición.

El estudio noruego

En un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics, el equipo de investigadores invitó a las mujeres embarazadas a participar de una encuesta de autocompletación, después de los exámenes de ultrasonido de rutina que se practican alrededor de la semana 18 de sus embarazos, a fin de determinar si el uso de paracetamol durante el período de gestación se asocia con TDAH en la descendencia.

La muestra final comprendió a 95,242 madres, 75,217 padres y 112,973 niños nacidos entre 1999 y 2009, incluidos 2,246 niños diagnosticados con TDAH.

Hallazgos

De las mujeres encuestadas, casi el 47% usaron acetaminofeno durante el embarazo: 27% en un trimestre, 16% en dos trimestres y menos de 4% en los tres.

Según Eivind Ystrom, que lideraba la investigación: “Encontramos que el uso de paracetamol durante 29 días o más durante el embarazo dio un aumento del 220% en el riesgo de TDAH en el niño”.”Esto fue después de tener en cuenta las condiciones médicas y el riesgo de TDAH en la familia“.

El uso de paracetamol por las mujeres gestantes durante un período menor a siete días se asoció con un menor riesgo de TDAH en la descendencia.

En cuanto a los padres que usaron el analgésico por 29 o más días antes de la concepción, se evidenció que también tenían el doble de niños con TDAH. Ante esta evidencia, el equipo sugirió que “podría ser que los padres que usan mucho acetaminofeno tengan un mayor riesgo genético para el TDAH” o que el uso prolongado de este fármaco pueda conducir a cambios morfo-genéticos en los espermatozoides.

No se encontraron pruebas de una relación causa-efecto entre el medicamento y el TDAH, concluyeron Ystrom y sus colegas, por lo que creen que es necesario realizar más estudios al respecto, ya que en definitiva, no proporciona evidencia definitiva a favor o en contra de una relación causal entre el uso materno de paracetamol y el TDAH.

Algunas objeciones al estudio

La Dra. Alison G. Cahill, que es miembro del American College of Obstetricians and Gynecologists’ Committee on Obstetric Practice, y que no formó parte del estudio, dijo que el estudio “no agrega nada a nuestro conocimiento médico“.

Si bien reconoce los esfuerzos de los investigadores y el gran tamaño poblacional involucrado, manifiesta que el estudio simplemente no puede “superar” ciertos desafíos y falencias de diseño, como es la forma en que se evalúa el diagnóstico de TDAH, puesto que los investigadores calcularon la cantidad de niños diagnosticados con TDAH según los códigos que figuraban en sus registros médicos.

Ya que según manifestó Cahill “Como se puede imaginar, puede haber cierta desconexión entre la realización de ese diagnóstico y cómo está realmente codificado”.  Además, la diferencia entre los médicos que realizaron el diagnóstico y la forma en que realizan sus evaluaciones hacen posible que un niño no sufra de TDAH, sino que sea un trastorno relacionado.

El Dr. Max Wiznitzer, copresidente de la junta asesora profesional para los Children and Adults with Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder, coincidió con estas afirmaciones sobre la codificación utilizada, agregando que: “Tampoco confirmaron los diagnósticos”.”El hecho de que un niño sea etiquetado con este diagnóstico no significa que sea preciso”.

Recomendaciones sobre el tratamiento con paracetamol

Cahill, que además es jefa de la unidad de medicina materno-fetal en la University of Washington en St. Louis, dijo que algunos síntomas que no tratados durante la etapa del embarazo pueden tener “impactos negativos” en el bebé nonato.

Wiznitzer agregó que “el paracetamol tiene un propósito práctico en el embarazo“.”Las mujeres no deberían temer usar paracetamol, especialmente si es una recomendación de su médico”. “Los datos aquí no son lo suficientemente fuertes como para respaldar la conclusión“.

Fuente: CNN.