Estamos en la era de la dependencia de opiáceos: Global Burden of Disease

- Por

Los indicadores en salud son una herramienta clave para describir y comprender los cambios que se producen en distintos aspectos sanitarios en el mundo a través del tiempo. Estas herramientas se emplean además para evaluar políticas sanitarias en uso o para implementar nuevas medidas que corrijan o mejoren ciertos aspectos deficitarios que el sistema no alcanza a cubrir o en el que no es eficiente.

Dentro de estas mediciones, las estimaciones globales más recientes para el estado de la salud en el mundo aportadas por el estudio Global Burden of Disease (GBD) brinda estimaciones nacionales y mundiales para aproximadamente 359 enfermedades y lesiones; 280 causas de muerte y 84 factores de riesgo en 195 países.

El estudio está coordinado por el  Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) at the University of Washington Seattle de Estados Unidos e involucra a más de 3,500 colaboradores pertenecientes a unos 140 países. Los hallazgos se presentan en 7 artículos publicados recientemente en The Lancet, que van desde estimaciones sobre población y fertilidad, causas de muerte y discapacidad, además de la medición del progreso en salud en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Análisis por indicadores

Tasas de mortalidad y fertilidad

Los resultados del GBD de este año indica que las mejoras en las tasas de mortalidad para adultos en general fueron menores, e incluso se mantuvieron constantes o empeoraron en algunos países en el transcurso del 2017. Además, según el análisis y extrapolación de estos datos, ningún país alcanzaría a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que es mejorar la salud mundial para el 2030.

Las tasas de fertilidad total han disminuido desde 1950. En 2017, 91 países (incluidos Singapur, España, Portugal, Noruega, Corea del Sur y Chipre) tuvieron tasas inferiores a 2, produciendo la disminución de la población. La tasa más baja se registró en Chipre, donde el promedio indica que una mujer tendrá un solo hijo a lo largo de su vida.

Por otro lado, se evidenció que 104 naciones habían incrementado su población debido a sus altas tasas de fertilidad, como es el caso de Níger, con una tasa de fertilidad total de siete hijos.
Según explica el Dr. Christopher Murray, Director del IHME: “Estas estadísticas representan tanto un” baby boom “para algunas naciones como un” baby bust “para otras“. “Las tasas más bajas de fertilidad de las mujeres reflejan claramente no solo el acceso y la disponibilidad de servicios de salud reproductiva, sino también muchas mujeres que deciden retrasar o renunciar al parto, así como tener más oportunidades de educación y empleo“.

Conflictos armados y salud

La sumatoria de las tendencias adversas emergentes pueden resultar en cambios negativos en un plazo no muy largo si no se toman medidas para controlarlas- como es el caso del conflicto armado y el terrorismo– que corresponden a una amenaza preocupante por sus crecientes cifras a nivel mundial, registrándose un número de muertes por estas causas que se vio incrementada en un 118% entre el período 2007-2017.

Además, la droga y la era de la epidemia de dependencia de opiáceos crece: con más de 4 millones de casos nuevos y unas 110,000 muertes en 2017 por esta causa.

Déficit de personal sanitario

En el 2006, la OMS estimó que debería haber un mínimo de 23 médicos, enfermeras o matronas por cada 10,000 habitantes. Pero como esta estimación no ha sido actualizada, los autores del estudio creen que esta necesidad sea mayor, dada la mayor variedad de prestaciones sanitarias que existen hoy en día.

Para obtener cifras confiables en los países participantes de este estudio, por primera vez se incluyó en el GBD un análisis global de la cantidad de trabajadores de salud, a través del empleo de encuestas y censos sobre las ocupaciones de las personas.

El estudio indica que casi la mitad de los países enfrentan un déficit de personal sanitario, ya que un 47% tienen menos de 10 médicos para atender a 10,000 personas y el 46% poseen menos de 30 enfermeras o matronas para cubrir los requerimientos del mismo número de personas, hecho que incide directamente en el acceso y calidad de la atención médica de la población.

Por otro lado, los datos aportaron que solo 41 de 195 países tenían más de 30 médicos por cada 10,000 habitantes, mientras que solo 28 países tenían más de 100 enfermeras o matronas para atender este número de habitantes.

Esta información aportan solo cifras generales, pues no incluye diferenciación de médicos y enfermeras por especialidad. En estudios futuros, el GBD hará estimaciones más precisas de los trabajadores de salud, para comprender el impacto del déficit de este segmento de profesionales en los niveles de salud por países.

Enfermedades prevalentes en el 2017

Las enfermedades no transmisibles (ENT) concentran la mayor cantidad de muertes a nivel mundial, contribuyendo con el 73,4% del total de muertes, que equivale a unos 41,1 millones de personas. El mayor número de muertes por ENT fue debido a  enfermedades cardiovasculares (17,8 millones); neoplasias (9,6 millones) y enfermedades respiratorias crónicas (3,9 millones).

Más de la mitad de todas las muertes globales del 2017 –que corresponde a un 51,5%- fueron causadas por cuatro factores de riesgo prevenibles: hipertensión arterial (10,4 millones); tabaquismo (7,1 millones), hiperglucemia (6,5 millones) y elevado índice de masa corporal (IMC) (4,7 millones).

La creciente obesidad y las patologías relacionadas, es la responsable de más de un millón de muertes, como consecuencia de la diabetes tipo 2 y  la enfermedad renal crónica secundaria a la diabetes. Otra importante causa de muerte fue por cáncer hepático, relacionado con la esteatohepatitis no alcohólica y cirrosis, que llegó a unos 180,000 casos.

El dolor lumbar, trastornos depresivos y cefalea fueron las tres principales causas de discapacidad a nivel mundial en el 2017, prevaleciendo durante casi tres décadas, sumándosele recientemente la diabetes, para ocupar el cuarto lugar.

Expresado en cifras, los casos nuevos informados de estos cuadros y patologías en el 2017 incluyen: 245,9 millones de dolor lumbar; 995,4 millones de pacientes con cefalea; 258,2 millones con trastornos depresivos y 22,9 millones con diabetes.

Dentro de las enfermedades transmisibles, el dengue ha aumentado en la mayoría de los países tropicales y subtropicales, con un incremento de muertes a nivel mundial del 65,5% entre los años 2007 y 2017. Además, hubo un estimado de 104,8 millones de nuevos casos de dengue en 2017.

Esperanza de vida y salud femenina

A nivel mundial, entre 1950 y 2017, la esperanza de vida aumentó de manera importante: de 48,1 años a 70,5 años para los hombres y de 52,9 años a 75,6 años para las mujeres. Sin embargo, esta ganancia de años adicionales- especialmente por el sexo femenino- ha evidenciado diversidad en la calidad de vida, que varió considerablemente de un país a otro, pero que en general ha resultado en que las mujeres vivan más años, pero con una salud deficiente.

A modo de corolario

Según palabras de Murray desprendidas de los datos arrojados por este estudio:

El mundo ha visto varias historias de éxito en la salud. Las inversiones realizadas en países pobres que abordan la atención prenatal y los problemas de agua y saneamiento claramente han marcado una diferencia significativa en la vida de las personas. Por el contrario, la combinación del aumento de los riesgos metabólicos y el envejecimiento de la población continuará impulsando tendencias problemáticas en las enfermedades no transmisibles. Esto representa tanto un desafío como una oportunidad, y destaca el valor del estudio de GBD para informar las buenas decisiones políticas y la planificación estratégica de la salud“.