En EEUU se estudiará la efectividad del tratamiento para revertir un aborto | Nación Farma

En EEUU se estudiará la efectividad del tratamiento para revertir un aborto

- Por

El Dr. Mitchell Creinin, médico de la Universidad de California, estará a cargo de realizar una investigación sobre un tratamiento del que tiene serias dudas. Esta investigación ha sido financiada por la Sociedad de Planeación Familiar para poner a prueba un tratamiento que ha llamado la atención en el internet, especialmente por los grupos antiabortistas.

La llamada reversión de la píldora abortiva es un tratamiento con altas dosis de progesterona que se dan a lo largo de varios días. Creinin ha investigado diversos temas relacionados con la planeación familiar, ha estudiado desde tratamientos para el aborto espontáneo hasta cómo las mujeres escogen sus métodos anticonceptivos.

Realizar abortos siempre ha sido parte de su práctica y su filosofía. Creinin ha declaro que debe realizar estos servicios para ayudar a las mujeres. Aquellos que proponen la reversión de la píldora abortiva dicen que pueden detener esta medicamento durante el primer trimestre del embarazo si se administra la progesterona a tiempo.

Creinin opina que los tratamientos con progesterona no son efectivos, además, promover este tipo de prácticas pueden ser potencialmente dañinos al darle a mujeres embarazadas información engañosa de que un aborto se puede deshacer.

A pesar de esto, legisladores en Arkansas, Idaho, Dakota del Sur y Utah han hecho que sea un requerimiento legal en los últimos años que los doctores que realizan abortos le digan a sus pacientes que revertirlo es una opción. E incluso no deben mencionar si ellos creen que en realidad el tratamiento no funciona.

Investigadores médicos como el Dr. Creinin y el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología están preocupados por estas leyes ya que se crean sin estar basadas en ninguna clase de comprobación científica.

Quienes proponen este tratamiento aseguran que sí funciona, sin embargo sus resultados no están basados en la ciencia, sino en la narración de anécdotas o incluso provienen de estudios que no han tenido un control científico riguroso. Es por esto que Creinin quiere realizar un estudio científico y definitivo sobre la efectividad del proceso para revertir el aborto.

En las primeras diez semanas de embarazo las mujeres tienen dos opciones: un procedimiento quirúrgico o un aborto por medicamentos. Después de las diez semanas solo se puede realizar el procedimiento quirúrgico. El que se realiza mediante medicamentos utiliza el misoprostol y la mifepristona, los cuales se utilizan con 24 horas de diferencia.

Las píldoras de mifepristona actúan bloqueando la progesterona, una hormona que es necesaria para mantener un embarazo. La segunda medicina, el misoprostol, ayuda a contraer el útero, lo que permite completar el aborto. Los estudios demuestran que del 95 al 98 por ciento de mujeres que usan estos medicamentos pueden terminar su embarazo sin ningún daño para ellas. Una evacuación quirúrgica puede completar el aborto si es necesario.

Podría ser engañoso ya que no se ha probado científicamente

Según el tratamiento para revertir el aborto, si una mujer tomó la mifepristona y se arrepiente después de la primera hora de haberlo consumido, su doctor puede ayudarla a inducir el vómito. Sin embargo, si una mujer toma ella mifepristona pero no el misoprostol, la mitad de mujeres que solo toman la mifepristona pueden continuar con su embarazo de manera normal, informó el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología. Incluso, si el embarazo continúa, la mifepristona no causa daños en el feto.

En 2012, un farmacista llamado George Delgado dijo que había encontrado un método para detener el proceso de aborto si en dado caso una mujer cambiaba de opinión, lo llamó píldora para revertir el aborto. Delgado administró dosis de progesterona a mujeres que habían consumido la mifepristona pero no el misoprostol.

A pesar de que ha sido cuestionado ya que no ha utilizado grupos de control en sus investigaciones e incluso ha inflado las cifras para parecer que ha tenido más éxito del real, los legisladores han pedido que se avise a las mujeres que van a practicarse un aborto que este es reversible.

El Dr. Creinin espera que sus investigaciones sean imparciales y den mayor información a otros médicos y a mujeres para que sepan si este tratamiento realmente funciona. Si los resultados muestran que la progesterona en realidad no ayuda a “revertir” el aborto, espera que esto tenga consecuencias para que no se siga difundiendo un tratamiento que es engañoso.

Con información de National Public Radio.


Etiquetas: