Alarmantes datos del brote pediátrico de VIH en Pakistán | Nación Farma

Alarmantes datos del brote pediátrico de VIH en Pakistán

- Por

Pakistán ha sido objeto de un brote de VIH sin precedentes, que se descubrió en la ciudad de Ratodero en abril de 2019, cuando un médico sospechó de los síntomas que presentaba un número importante de los pacientes que atendía en su clínica.

Después de ocho días de recomendar a los afectados que se hicieran la prueba del VIH, más de 1000 personas obtuvieron una serología positiva.

Este hallazgo puso en evidencia uno de los mayores brotes de VIH en el país y el mayor registrado entre niños en toda Asia.

Ante esta situación, un grupo gubernamental de trabajo, apoyado por expertos y agencias de la ONU, visitó numerosas instalaciones de salud pública y privada.

En este recorrido observaron prácticas altamente riesgosas, como la reutilización de agujas y el uso de productos sanguíneos sin previa detección de infecciones, que llevó al cierre de tres bancos de sangre, casi trescientas clínicas y la Comisión de Salud de la provincia de Sindh.

Hay que destacar que la mayoría de las personas en Pakistán, un 70 %, son atendidas por el sector privado de salud, que incluye hospitales y médicos exentos de normativas regulatorias.

Investigando causas y cifras

Ahora, se conocen las cifras exactas por primera vez desde que los informes de los medios alertaron a los funcionarios locales sobre el brote en abril de 2019.

Este informe se elaboró en base a los datos proporcionados por un estudio observacional realizado en la ciudad de Ratodero, que fue publicado en la revista The Lancet Infectious Diseases.

Se estableció un campamento de detección de VIH en el Hospital Tehsil en Ratodero para proporcionar pruebas voluntarias y gratuitas para el virus, junto con asesoramiento para todos los grupos etarios.

Entre el 24 de abril y el 15 de julio de este año, 31 239 personas se sometieron a pruebas de VIH y se recopilaron datos sobre su historial clínico, entre ellos, inyecciones previas.

Los resultados confirman que las principales causas probables son la reutilización de agujas contaminadas, junto con el uso de sangre y hemoderivados infectados para realizar transfusiones.

Alta prevalencia pediátrica

Un total de 930 personas dieron positivo al VIH, de las cuales 79 % tenían 5 años o menos y 82 % eran menores de 16 años.

El brote de VIH en Pakistán no tiene precedentes en términos de la proporción de niños pequeños afectados, en su mayoría menores de 5 años. Esta situación revela que la edad promedio de los niños afectados es de 3 años.

Los 763 nuevos casos de VIH en menos de 12 semanas y en un solo distrito representan un aumento del 54 % en las cifras nacionales en un período de 13 años.

Los autores observaron, sin tener explicación aún, que había más niños diagnosticados con VIH (61 %) que niñas, y que además comprenden el 64 % de los infantes registrados para recibir la terapia antirretroviral.

Agujas y productos contaminados

Los datos disponibles de 453 sobre 763 niños permitían deducir cómo se infectaron, ya que la mayoría de los niños (89 %) informaron múltiples inyecciones previas, generalmente para tratar cuadros diarreicos e infecciones del tracto respiratorio.

Los pacientes y médicos tienen una fuerte preferencia por el tratamiento mediante inyecciones porque perciben que los medicamentos orales son menos efectivos.

Un 9 % de los niños habían recibido transfusiones de sangre, generalmente para tratar la anemia ferropénica, mientras otros cuatro fueron tratados por talasemia.

En el caso de 15 niños que no recibieron inyecciones múltiples ni una transfusión de sangre, 12 de sus madres se hicieron una prueba de VIH y todas dieron positivo.

A comienzos de julio, 591 niños habían sido anotados para recibir atención del VIH, pero uno de cada tres niños aún no ha comenzado el tratamiento al final del período de estudio.

De este total de niños registrados para la terapia anti VIH, apenas un 67 % habían comenzado el tratamiento antirretroviral a mediados de julio, debido a un suministro inadecuado de medicamentos y a la falta de personal capacitado.

Propuestas para controlar la infección

Si bien los médicos se habían percatado del gran número de casos pediátricos en sus clínicas, esta es la primera vez que se dispone de un análisis con cifras exactas.

En palabras de la doctora Fátima Mir de la universidad Aga Khan: «Pakistán ha experimentado una serie de brotes de VIH en las últimas dos décadas, pero nunca antes habíamos visto a tantos niños infectados o a tantos centros de salud involucrados. El uso de jeringas y agujas está muy extendido y Pakistán tiene una de las tasas más altas de inyecciones inseguras en el mundo. Los profesionales de la salud deben usar el tratamiento intravenoso solo cuando sea necesario, usar agujas solo una vez y examinar la sangre para detectar infecciones antes de usarla para transfusiones».

Ante esta gravísima situación sanitaria, los autores del estudio piden una mejor regulación y una capacitación del personal de salud. Además de destacar las medidas para controlar la infección, los autores proponen prioridades gubernamentales urgentes para ayudar a prevenir y tratar el VIH pediátrico.

Dentro de las medidas, se deben proporcionar medicamentos para tratar el VIH y otros virus de transmisión sanguínea, capacitar y regular a los profesionales e instituciones sanitarias, además de mejorar la vigilancia epidemiológica en la población.

Recomiendan una exhaustiva investigación epidemiológica para saber cómo se pudo haber propagado el virus desde grupos de alto riesgo, como los drogadictos intravenosos y las trabajadoras sexuales, a la población en general.

Toda esta información que se obtenga podría ser de gran utilidad para disminuir la infección del VIH, tanto a nivel provincial como nacional.