Mutación genética estaría relacionada con el síndrome de muerte súbita infantil

- Por

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)  o síndrome de muerte súbita infantil es la muerte repentina e inesperada de un niño aparentemente sano. Por lo general, afecta a niños de entre 2 y 4 meses de edad, siendo más común en los bebés de sexo masculino y los prematuros.

Representa la principal causa de muerte posneonatal en los países de altos ingresos, si bien estas muertes son raras y el riesgo de un bebé individual es bajo, es responsable de unas 2,400 muertes cada año en los E.E.U.U. y 300 en el Reino Unido.
Aunque se desconoce la etiología de este trastorno,  se cree que una falla en el control respiratorio por parte de los bebés constituye un factor de riesgo importante.

Como un antecedente importante a esta potencial etiología respiratoria, las mutaciones genéticas asociadas con la alteración de la estructura y funcionalidad de los músculos respiratorios  han sido detectadas con mayor frecuencia en niños que han fallecido por el SMSL, en comparación con los controles sanos, donde su hallazgo es de menos de 5 por cada 10,000 sujetos, hecho que sugiere una posible causa genética para este trastorno.

Antecedentes genéticos

El gen SCN4A es el encargado de codificar un importante receptor de la superficie celular, que corresponde a una proteína del canal de iones sodio del músculo esquelético. La expresión de este receptor celular en los músculos respiratorios es baja al nacer, pero aumenta durante los primeros dos años de vida.
Las mutaciones en este gen están asociadas con una variedad de trastornos neuromusculares genéticos, como miotonía, parálisis periódica, miopatía y síndrome miasténico, y con pausas respiratorias que hacen peligrar la frecuencia respiratoria normal. También se ha vinculado con la aparición de espasmos de las cuerdas vocales, que dificultan temporalmente la respiración y/o el habla.

El estudio

El estudio- que fue publicado por  The Lancet -incluyó dos cohortes de un total de 278 niños de ascendencia caucásica europea  (84 del Reino Unido y 194 de E.E. U.U.) que habían muerto por el síndrome de muerte súbita del lactante en el Reino Unido y los E.E.U.U.
Todas estas muertes no pudieron ser explicadas, aún después de minuciosas investigaciones post-mortem. Los datos obtenidos se compararon con el grupo de control,  que incluía a 729 adultos que no tenían antecedentes de enfermedad cardiovascular, respiratoria o neurológica.
Se usó el tejido de cada grupo y se analizaron sus genes para identificar la prevalencia de una mutación en el gen SCN4A y para confirmar si las mutaciones afectaban al receptor de superficie celular para el cual codifica este gen.

Hallazgos y conclusiones

Este estudio encontró mutaciones de tipo general en el gen SCN4A en 6 de los 284 bebés que murieron, y en 9 de los 729 controles. Por su parte, las mutaciones específicas que alteraron el receptor de la superficie celular solo se encontraron en cuatro de los niños que murieron por SMSL, pero en ninguno de los controles sanos.

Los autores sugieren que las mutaciones específicas del gen  SCN4A pueden ser causantes del aumento en la susceptibilidad al SMSL en algunos casos, ya que durante determinados períodos de mayor estrés respiratorio, esta alteración genética podría incidir en que estos niños- con músculos respiratorios más débiles- no sean capaces de responder adecuadamente a factores externos agresivos, como el humo del tabaco, enredarse en la cama, una patología leve o una obstrucción respiratoria.

Sin embargo, los investigadores enfatizan en que la mutación genética probablemente no sea la única causa de muerte, y las medidas tendientes a proporcionar seguridad a los bebés mientras duermen- como es el mantener una posición supina- son esenciales.

Además, se sabe que existen variantes de SCN4A que se encuentran en algunos adultos con enfermedad neuromuscular, se vuelve evidente el hecho que las mutaciones de SCN4A no siempre son letales.
En palabras del autor, el Profesor Michael Hanna del Reino Unido: “Nuestro estudio es el primero en vincular una causa genética de los músculos respiratorios más débiles con el síndrome de muerte súbita infantil, y sugiere que los genes que controlan la función muscular respiratoria podrían ser importantes en esta condición. Sin embargo, se necesitarán más investigaciones para confirmar y comprender completamente este vínculo “, “Si bien hay tratamientos farmacológicos para niños y adultos con trastornos neuromusculares genéticos causados ​​por mutaciones del gen SCN4A, no está claro si estos tratamientos reducirían el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, y es esencial realizar más investigaciones antes de que estos hallazgos puedan ser relevantes para el tratamiento.”

Limitaciones del estudio

Los autores enfatizan que se necesitará más investigación para comprender el vínculo identificado y si los tratamientos farmacológicos podrían ser adecuados, según indica el coautor, Dr. Michael Ackerman, de la Mayo Clinic de E.E.U.U.: “Este estudio internacional colaborativo del Reino Unido y EE. UU. Brinda nuevas pruebas interesantes de un posible vínculo entre la disfunción del canal de sodio de los músculos respiratorios y el SMSL; se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos y evaluar cualquier posible relevancia clínica.”
Los investigadores reconocen como limitación el hecho que solo se incluyó a personas caucásicas de ascendencia europea, por lo que los resultados necesitarán confirmación en otras etnias.

Además, debido a que la información de los niños que murieron a causa del SMSL  fue anónima, se dispuso de datos clínicos muy limitados. Por lo mismo, tampoco se pudo evaluar a otros miembros de la familia. Por lo que, para subsanar esta limitación, será necesaria la realización de estudios prospectivos para confirmar el vínculo entre la mutación y el SMSL.