Microagujas en parche, novedoso método anticonceptivo de larga duración

- Por

Entre los métodos anticonceptivos de larga duración se tiene el DIU, las inyecciones de Depo Provera, anillo vaginal y la esterilización quirúrgica. La mayoría de los métodos mencionados tienen algo en común, necesitan de un especialista para aplicarse. Por suerte, investigadores como Wei Li y Mark Prausnitz, del Instituto Tecnológico de Georgia, han desarrollado métodos anticonceptivos de larga duración fáciles de usar.

Los métodos anticonceptivos más populares son el condón y las píldoras. Su popularidad se debe en parte a la facilidad de aplicación. No hay mayor problema en su uso y su eficiencia suele ser alta (mayor al 90%). La novedad del trabajo de Li y Prausnitz, es la facilidad para usar el método y la duración del mismo.

Desarrollo y funcionamiento del parche

La tecnología que usa el parche se ha probado para aplicar vacunas sin necesidad de jeringas. Actualmente Li y su equipo retoma el trabajo y lo adapta. A partir del trabajo anterior, se propone cargar el parche con levonorgestrel. La hormona es bien conocida en la comunidad médica y usualmente se ingiere en forma de tableta. Sus efectos son la disminución en los niveles de hormonas FSH y LH, lo que reduce la ovulación. De igual forma, dificulta el paso de los espermatozoides al modificar las propiedades del moco vaginal. Entonces, la novedad del trabajo es la forma de administrar la sustancia de manera prolongada.

En primer lugar, las microagujas del parche están cargadas con la sustancia. Es importante que las microagujas sean biocompatibles ya que deben permanecer en el cuerpo. Por esta razón, se usan plásticos derivados del ácido láctico. Los plásticos utilizados en las pequeñas agujas tienen un buen historial de uso en la medicina, desde su uso en suturas hasta en el desarrollo de medicamentos de liberación controlada. Además, el material se absorbe en el cuerpo sin problemas, por lo que es el candidato ideal para la aplicación del tratamiento.

La preparación y aplicación del parche es relativamente sencilla. Los investigadores disuelven el plástico junto con la hormona y al secar la mezcla cuidadosamente, obtienen las microagujas. Finalmente, una vez obtenido el parche, se pone en la piel unos segundos y se retira. De esa forma las agujas quedan en la piel liberando la hormona. Al final, las agujas son absorbidas por el cuerpo junto con el principio activo, por lo que no dejan rastro alguno. Aunque sostienen, podría causar irritación en algunas personas.

Un solo parche al mes

Los investigadores han probado el parche en ratas, obteniendo buenos resultados. La concentración de levornogestrel en los animales de prueba es la adecuada. Aunque bajo palabras de Prausnitz, aún hace falta encarar los últimos retos:

“Aún no sabemos cómo se va a desempeñar el parche anticonceptivo de microagujas en humanos, ya que las microagujas, son por definición, pequeñas, así que hay un límite en la cantidad de sustancia que pueden llevar”

A pesar de todo, el equipo confía en poder desarrollar el método anticonceptivo de forma satisfactoria. El académico afirma que el parche es capaz de liberar la dosis adecuada, pero hacen falta pruebas clínicas en personas. El equipo es bastante optimista y sostiene que al usar una hormona con buen historial de resultados, sólo falta comprobar el desempeño del parche. El desarrollo de dicha tecnología supone un avance en los métodos anticonceptivos de larga duración. De tener éxito, el método promete una toma al mes, requiriendo tan solo cinco segundos para aplicar el parche.

Consulta la nota original en inglés de Medical News Today.