Dolores abdominales y pélvicos en las mujeres: posibles causas | Nación Farma

Dolores abdominales y pélvicos en las mujeres: posibles causas

- Por

El dolor pélvico es un problema común durante la menstruación, sin embargo, ésta no es la única causal de los malestares y molestias en la zona abdominal y/o pélvica. El grado de malestar fluctúa ampliamente: desde aquellas mujeres que experimentan espasmos leves y una sensación de pesadez durante y justo antes de su período; hasta las que pueden llegar a padecer de un dolor intenso- hasta incapacitante- o dolor que se manifiesta en diferentes momentos durante el ciclo menstrual.

Causas y síntomas asociados

La dismenorrea y cólicos pélvico-abdominales son situaciones que pueden ser causadas por varias condiciones patológicas fuera del período menstrual. Las más frecuentes son:

1. Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

La EIP corresponde un síndrome clínico frecuente que incluye varias patologías infecciosas del tracto genital superior femenino. Generalmente es el resultado de una infección ascendente cuyo origen es el endocérvix, pudiendo llegar a evolucionar a endometritis, miometritis, salpingitis, ooforitis, parametritis e incluso pelviperitonitis.

También puede ser debida a una complicación de algunas infecciones de transmisión sexual , incluida la clamidia y la gonorrea.

La EIP puede ir desde una escasa sintomatología en la que está presente el dolor abdominal, aunque también puede incluir síntomas severos compatibles con un cuadro de abdomen agudo, como:

  • Fiebre
  • Secreción mucopurulenta vaginal y/o cervical.
  • Dispareunia.
  • Metrorragia.
  • Disuria.
  • Hemorragia entre períodos.
  • Además puede aparecer náuseas y vómitos.

2. Endometriosis

La endometriosis se diagnostica al encontrarse estroma y glándulas endometriales fuera de la cavidad uterina. Este tejido puede tener una ubicación intra o extrapélvica.

Hay veces en que debe realizarse el diagnóstico diferencial con otras masas que se localizan en la pared abdominal, de diversa etiología, como son: hernias incisionales, lipomas, granulomas de suturas, quistes sebáceos, hematomas y algunas neoplasias malignas.

Este endometrio ectópico funcionante responde a las hormonas, de la misma manera que el tejido en el útero, por lo que la mujer afectada por este cuadro puede experimentar metrorragias anormales.

Algunas personas con endometriosis experimentan síntomas durante su período, mientras que otras pueden experimentar síntomas durante todo el ciclo menstrual.

Se estima que entre el 1 y el 7% de la población general está afectada por endometriosis, padeciéndola una de cada 5 mujeres en edad fértil.

3. Fibromas

Los fibromas uterinos (miomas o leiomiomas ) son tumores benignos monoclonales, cuyo origen son las células del músculo liso uterino. Es una patología de aparición frecuente entre mujeres de edad fértil.

La miomatosis puede ser- en la mayoría de los casos- asintomática. Pero dependiendo del tamaño, posición y número de tumores puede llegar a producir menorragia o hipermenorrea, o puede estar acompañada de dolor pélvico e infertilidad.

Se presenta en el 20-30% en mujeres en edad fértil y es indicación frecuente de histerectomía entre los 35 y 54 años de edad.

La sospecha diagnóstica se basa en la palpación de un contorno aumentado e irregular del útero, al realizar la evaluación pélvica.

4. Síndrome del colon irritable

El síndrome de colon irritable, conocida también como síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional digestivo de curso crónico y de presentación recurrente, caracterizado por dolor abdominal y distensión, acompañado por alteraciones en el patrón evacuatorio.

Si bien se desconoce su etiología, el diagnóstico se establece con facilidad en la mayoría de los casos, empleando los criterios clínicos.

El SII puede causar calambres y dolor alrededor del estómago y la pelvis. Otros síntomas de SII incluyen: estreñimiento, no sentirse vacío después de un movimiento intestinal, diarrea, alternancia entre diarrea y estreñimiento, mucosidad en las heces, meteorismo, malestar en la parte superior del abdomen, sensación incómoda de plenitud o náuseas posprandiales.

La prevalencia del SII varía según la población estudiada y los criterios diagnósticos empleados, pero se ha establecido que va de 10 a 20% de la población general, siendo más común en sexo femenino (relación mujer/hombre 2:1).

5. Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

La EII  engloba una serie de cuadros inflamatorios crónicos idiopáticos que presentan alternancia entre remisiones y exacerbaciones. Si bien su etiología es desconocida, se le reconoce un origen multifactorial (factores genéticos, ambientales e inmunológicos)

Esta enfermedad causa inflamación en el sistema digestivo, evitando que el intestino absorba nutrientes esenciales para el organismo.

Los tipos más comunes de EII son la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC).

La EII puede ocasionar dolor abdominal severo, así como:

  • Diarrea
  • Anorexia.
  • Adinamia.
  • Fiebre
  • Sangrado rectal
  • Artralgias.
  • Problemas cutáneos, como erupciones.

La EII muestra diferencias en cuanto a frecuencia alrededor del mundo. Los países que reportan la más alta incidencia de CU son Estados Unidos, Reino Unido y Suiza.

6. Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa (IL) se define por una serie de síntomas gastrointestinales debido a la ingestión de alimentos que contienen lactosa.

La causa más común de IL es por deficiencia primaria de lactasa, que ocurre en el 15-30% de los adultos mexicanos cuando ingieren un vaso de leche.

La deficiencia secundaria de lactasa puede deberse a enfermedades que afectan la mucosa intestinal, que ocasionan la disminución en la concentración de lactasa.

Además del dolor y distensión abdominal, la intolerancia a la lactosa puede causar diarrea, náuseas y metorismo.

Los síntomas generalmente aparecen entre los 30 minutos y 2 horas después de ingerido el producto lácteo.

La IL puede disminuirse o eliminarse al reducir o eliminar la ingesta de leche y productos derivados de la leche.

7. Indigestión o dispepsia

La indigestión o dispepsia, también puede causar malestar abdominal de variada intensidad.

Indigestión es un término general que describe un grupo de síntomas que afectan el sistema digestivo, que incluyen:

  • Dolor, ardor o malestar en la parte superior del abdomen.
  • Distensión abdominal.
  • Saciedad temprana.

La dispepsia puede ser causada por secundaria a diversas patologías orgánicas, sistémicas o metabólicas (dispepsia orgánica o secundaria) o bien, no tener una causa evidente (dispepsia funcional).

Este cuadro presenta una elevada incidencia entre la población general. Se calcula que alrededor del 25% de estadounidenses experimentan indigestión cada año.

8. Embarazo

Los cólicos a veces pueden ser uno de los síntomas más precoces de embarazo. Cuando el embrión se implanta en el útero- entre los 6 y 12 días después de la concepción- la mujer puede experimentar una ligera hemorragia.

Otros signos tempranos de embarazo incluyen:

  • Náuseas, especialmente matutinas
  • Sensibilidad mamaria.
  • Adinamia.
  • Poliuria.
  • Cefalea.
  • Antojos o aversiones a la comida.
  • Sentido del olfato alterado
  • Pezones más oscuros
  • Cambios de humor.

Cuando consultar a un médico

Cualquier mujer que experimente cólicos frecuentes y/o de gran intensidad, dentro o fuera de su período menstrual, debe consultar con un médico para un diagnóstico adecuado, para así poder contar con cuidados y un tratamiento adecuado y oportuno.

En caso que una persona presente un cuadro de indigestión cuya duración sea superior a las 2 semanas, debe consultar con un médico. Además, si la dispepsia está acompañada por cualquiera de los siguientes síntomas debe buscar atención médica de inmediato:

  • Melena (signo de sangramiento digestivo).
  • Hematemesis.
  • Disfagia.
  • Hipermesis.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Dolor en el pecho, mandíbula, cuello o brazo.
  • Disnea.
  • Transpiración excesiva y sin causa aparente.
  • Ictericia.

Pues pueden ser signos y síntomas indicativos de patologías graves- que va desde neoplasias malignas hasta infartos al miocardio- cuyo diagnóstico y tratamiento debe realizarse lo antes posible.