Descubren 214 nuevos virus en peces, anfibios y reptiles

- Por

Al hablar de animales tan variados como son peces, reptiles y anfibios,  se deben considerar sus características muy diferentes en cuanto a hábitats, desarrollo y formas de vida, por lo que los virus que los infectan son también muy variados. Si bien, estos virus no pueden afectar a los seres humanos o a otros mamíferos, dadas las diferencias térmicas entre estos organismos, existen algunos que pueden estar relacionados genéticamente con aquellos que sí afectan a poblaciones humanas.

Dado que los virus ARN causan una amplia gama de enfermedades en los seres humanos y el ganado, los investigadores han estudiado principalmente a aquellos que infectan a los mamíferos y las aves. Pero en un intento por comprender la evolución de estos patógenos, los investigadores comenzaron a estudiar otras clases de vertebrados, incluidos peces, anfibios y reptiles, encontrando variados virus ARN en tritones y salamandras, pero desconociendo aún a la gran mayoría que infectan a estos grupos de vertebrados inferiores.

La búsqueda de los desconocidos

Recientes investigaciones- publicadas en línea en Nature, con fecha 4 de abril- han descubierto 214 virus asociados a vertebrados en reptiles, anfibios, peces pulmonados, peces con aletas radiadas, peces cartilaginosos y peces sin mandíbula, que eran previamente desconocidos. Estos virus de reciente hallazgo aparecen en todas las familias o géneros de virus ARN asociados con la infección de vertebrados, incluidos los  patógenos humanos como el virus de la influenza, los Arenaviridae y los Filoviridae, que tienen ramificaciones que reflejan ampliamente la historia filogenética de sus huéspedes.

El estudio conjunto entre  la University of Sydney, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China y el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai, tuvo como autor principal a Yong-Zhen Zhang, un virólogo de Beijing, que junto a su equipo,  fueron los encargados de recolectar las muestras, principalmente en territorio chino.

La búsqueda de nuevos virus ARN se hizo en base a la comparación de secuencias genéticas desconocidas con las de virus conocidos. Pero en el caso de los virus cuya secuencia de ARN no guarda similitud con ningún otro virus conocido, son “invisibles” para estos análisis, dice Zhang, además del hecho que los vertebrados que viven en otras partes del mundo podrían albergar una infinidad de virus ARN que aún no se han descubierto.

El análisis y rastreo de los orígenes de estos nuevos virus confirma que evolucionaron conjuntamente con sus huéspedes vertebrados durante cientos de millones de años, hasta la época en que la mayoría de los animales modernos comenzaron a aparecer.

Estos hallazgos podrían ayudar a los científicos a identificar los virus ARN que podrían infectar a las personas en el futuro, dice Mya Breitbart, una viróloga ambiental de la University of South Florida in St Petersburg.

Compañeros evolutivos

El coautor del estudio, Edward Holmes, virólogo evolutivo de la University of Sydney en Australia y sus colegas estudiaron a casi 190 criaturas pertenecientes a otras clases de vertebrados, desde peces sin mandíbulas como lampreas- sin mayores modificaciones a partir de sus antepasados ​​lejanos- hasta reptiles como las tortugas.

Al analizar el ARN extraído de las vísceras, como hígados, pulmones o branquias de los animales, el equipo descubrió 214 virus de ARN que nunca se habían descrito.

La mayoría de estos nuevos virus identificados pertenece a familias conocidas por infectar a pájaros y mamíferos, como por ejemplo, algunos virus presentes en peces, que están relacionados con el ébola, aunque Holmes aclara que eso no significa que los virus que infectan organismo acuáticos representen una amenaza para la salud humana, puesto que ambos grupos tienen enormes diferencias fisiológicas, que imposibilita el hecho que los virus que infectan a un grupo puedan parasitar a otro. Esto se debe a que la mayoría de los virus de ARN han evolucionado en paralelo con sus huéspedes durante millones de años, hecho que fue puesto en evidencia cuando los investigadores construyeron un árbol evolutivo de los nuevos virus ARN descubiertos y lo compararon con el de sus huéspedes vertebrados: las dos historias se reflejaban mutuamente.

El equipo también concluyó que a medida que los vertebrados cambiaban su hábitat de acuático a terrestre, también lo hacían muchos virus ARN responsables de patologías humanas, que probablemente evolucionaron a partir de patógenos que infectaron a nuestros antepasados ​​vertebrados hace unos 500 millones de años.

Según indica Holmes: “Este estudio revela que algunos grupos de virus han existido durante toda la historia evolutiva de los vertebrados, esto transforma nuestra comprensión de la evolución del virus”, “Por primera vez, definitivamente podemos demostrar que los virus ARN tienen muchos millones de años y han existido desde que existieron los primeros vertebrados“.

Si bien los científicos sospechaban que los virus ARN eran muy antiguos- dado que se encuentran en organismos unicelulares como amebas y en invertebrados como insectos y gusanos- este estudio lo demuestra de manera muy convincente, según manifiesta Eric Delwart, virólogo del Blood Systems Research Institute en San Francisco, California.