Coronavirus 2019-nCoV: qué sabemos de este nuevo patógeno | Nación Farma

Coronavirus 2019-nCoV: qué sabemos de este nuevo patógeno

- Por

Pese a la emergencia mundial que se ha decretado ante el coronavirus, debido a la escasez de registros detallados de los casos sospechosos, probables y confirmados, el número de contactos cercanos, el alcance real de la epidemia y su potencial pandémico aún no están claros.

Hasta hace poco se conocían 6 tipos de coronavirus: 4 comunes en humanos y 2 que afectan a animales, con capacidad de evolucionar e infectar a las personas también. Pero, recientemente, las autoridades sanitarias chinas identificaron una nueva cepa de coronavirus, el 2019-nCoV, causante de neumonía, que preocupa por su rápida diseminación y su elevada mortalidad.

Esta nueva enfermedad infecciosa fue hecha pública por primera vez por China el 31 de diciembre de 2019.

Origen del virus

Si bien todavía se desconocen muchos detalles sobre este nuevo patógeno, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó este lunes, a través de su cuenta de Twitter, que “lo más probable es que una fuente animal sea la fuente primaria de este brote del nuevo coronavirus”.

Por su parte, la Comisión Nacional de Salud de China confirmó la transmisión del 2019-nC0V entre humanos e indicó que al menos dos pacientes de Cantón lo habían contraído por esta vía.

Síntomas y prevención

Este virus se transmite por vía aérea y de persona a persona, afectando principalmente al aparato respiratorio y provocando neumonía. Los síntomas más frecuentes incluyen tos seca, dolor de garganta, fiebre y fatiga, acompañados, en muchos casos, de disnea (dificultad para respirar).

En los casos más graves, el virus puede causar síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e incluso la muerte.

La infección tiene un periodo de incubación de entre 1 y 14 días en los que el paciente no es asintomático, lo que dificulta controlar su transmisión.

Si bien afecta a personas de cualquier edad, las más vulnerables a presentar síntomas graves o a fallecer por su causa parecerían ser los adultos. Según la OMS, el 70 % de los afectados hasta ahora son mayores de 40 años, personas con patologías previas o con algún grado de inmunodepresión. De momento, se desconoce la existencia de sujetos infectados asintomáticos.

Entre las recomendaciones divulgadas por la OMS y por los medios estatales chinos se encuentran el uso de mascarillas, emplear pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda, lavarse las manos frecuentemente, evitar las aglomeraciones de gente y acudir al médico al experimentar los síntomas.

Alerta de la OMS

Un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el brote de un nuevo coronavirus en China es una emergencia de salud global. El director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, anunció la medida en una conferencia de prensa el jueves por la noche en Ginebra. 

Esta declaración se debe a la preocupación de lo que puede suceder a nivel mundial, especialmente en aquellos países con sistemas de salud deficitarios que tendrían dificultades para afrontar un brote de estas características.

Tedros también explicó las recomendaciones hechas por el comité de emergencia para controlar el brote, incluida la aceleración del desarrollo de vacunas y fármacos, así como la lucha contra la difusión de información errónea.

Estimación de la propagación

Una nueva investigación publicada en The Lancet estima que hasta 75800 personas en la ciudad china de Wuhan pueden haber sido infectadas con el nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV) desde el 25 de enero de 2020.

Las nuevas estimaciones sugieren que varias ciudades importantes de China podrían tener docenas de casos de infección por 2019-nCoV importados de Wuhan, que serían suficientes para iniciar epidemias locales.

Los investigadores estiman que en las primeras etapas del brote de Wuhan (desde el 1 de diciembre de 2019 hasta el 25 de enero de 2020), cada persona infectada con el 2019-nCoV podría haber contagiado a 2-3 personas en promedio, y que la epidemia duplicó su tamaño cada 6,4 días. Durante este período, hasta 75 815 personas pudieron haberse infectado en Wuhan.

Además, se piensa que, desde el 25 de enero, los casos de infección por 2019-nCoV pueden haberse extendido desde Wuhan a varias otras ciudades importantes de China, entre ellas, aquellas que concentran más de la mitad de todos los viajes aéreos internacionales desde este país.

En el caso de las grandes urbes extranjeras relacionadas con el transporte a China, podrían constituir focos de brotes por la propagación a través de pacientes presintomáticos.

Según los últimos datos conocidos a primera hora de este viernes, la neumonía ha matado a 213 personas en China, la mayoría en Wuhan. La cifra de infectados suma 9692 casos.

Fuera de China, Macao y Hong Kong han informado unos 100 casos confirmados, pero ninguno mortal. También se han registrado enfermos en Japón, Malasia, Singapur, Corea del Sur, Tailandia, Australia y Vietnam. En Europa existen casos confirmados en Alemania, Francia, Italia y Finlandia.

Medidas adoptadas

En Wuhan, punto de partida del brote, se han destinado hospitales y clínicas para tratar específicamente a los pacientes sospechosos de estar infectados por el 2019-nCoV.

Otra medida impuesta consistió en el cierre de los mercados sospechosos de tener relación con el brote, a la vez que se incrementó el control sobre los animales.

Por su parte, el Consejo de Estado de China decidió que en vísperas del año nuevo chino, los pasajeros que vuelven a sus ciudades de origen sean sometidos a la medición de la temperatura corporal en los puertos, aeropuertos, estaciones de autobuses y de tren.

Las autoridades sanitarias enfatizan en la necesidad de un temprano diagnóstico y en el aislamiento médico para evitar aumentar los contagios y tratar adecuadamente a los pacientes.

Estas medidas fueron anunciadas el mismo día que el presidente de China, Xi Jinping, otorgó “máxima prioridad” a la erradicación de la enfermedad, que ha pasado a constituir una emergencia de salud pública.

En Hong Kong, además de la medición de temperatura a cualquier persona procedente de la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, será obligatorio llenar un formulario con información referente a la salud del viajero.