Cómo las políticas migratorias restrictivas afectan la salud de los migrantes | Nación Farma

Cómo las políticas migratorias restrictivas afectan la salud de los migrantes

- Por

Las migraciones internacionales corresponden a una de las múltiples manifestaciones del proceso de globalización que ha hecho que los países desarrollados se conviertan en sociedades multiculturales, con personas provenientes de países con economías menos desarrolladas.

Este “boom” migratorio se ha debido, entre otras causas, a la disconformidad de las condiciones de vida de ciertos sectores de la sociedad en sus propios países, al abaratamiento y mejora de los medios de transporte, la difusión en los medios de comunicación social del estilo de vida más confortable de occidente, etc., que los induce a buscar mejores condiciones de vida para ellos y sus familias.

Pero no siempre la recepción por parte de los países anfitriones es positiva, pues existen varias creencias infundadas sobre la salud de los migrantes, que les ha posibilitado a los gobiernos introducir políticas restrictivas en muchos países, cuando en la realidad se ha observado que los migrantes a países industrializados son generalmente más saludables que los individuos que se quedan en sus países de origen.

Las investigaciones anteriores sobre la salud de los migrantes se han focalizado básicamente en aspectos como la salud mental, las enfermedades infecto-contagiosas o las desigualdades a las que se enfrentan en cuanto al acceso a los servicios de salud, pero se desconoce el papel que juegan los efectos de las políticas migratorias que influyen en la salud, como el acceso al trabajo, la educación, la vivienda y los servicios de bienestar social, por lo que el panorama de este grupo sigue siendo muy parcializado y sesgado.

Políticas públicas y salud

Para realizar este estudio, los investigadores emplearon un enfoque muy novedoso, que consistió en aislar y evaluar los efectos de diferentes tipos de políticas públicas, como el grado de acceso a los recursos y oportunidades a la atención en salud, indicando si fue generoso, restrictivo o inclusivo, en las múltiples etapas del proceso de migración, que corresponden al ingreso, integración y salida, sobre la salud entre migrantes internacionales, hallazgos que fueron publicados en la revista The Lancet Global Health. 
Los datos fueron analizados sistemáticamente a partir de un metanálisis de todas las investigaciones de tipo cuantitativo que estudiaron el impacto de las políticas públicas no relacionadas directamente con la salud- entre enero de 2000 y septiembre de 2017- sobre la salud de los migrantes. Estos resultados fueron comparados con otras poblaciones que no habían estado expuestas a estas políticas, como grupo de control.

Se analizaron los datos de 46 artículos realizados en países de altos ingresos que se centraron en el impacto de la salud relacionado con la integración (37 artículos) y las políticas de entrada al país. Además, se incluyeron las estimaciones agrupadas pertenecientes a 19 artículos.

Resultados y conclusiones

Los resultados del estudio evidenciaron que las políticas de ingreso más restrictivas por parte de los países de altos ingresos, incluido el estatus de visa temporal y la detención; el acceso restringido a la asistencia social y la atención en salud, se asocian con un incremento en el deterioro de la salud mental entre los migrantes, que se manifiestan en sufrimiento psicológico, depresión y estados de ansiedad. Además, presentaban mayor número de resultados adversos de nacimiento, como mortalidad infantil y un mayor riesgo de morir prematuramente por cualquier causa, en comparación con las poblaciones nativas.
El riesgo de mortalidad prematura fue el doble en entornos “excluyentes”, como Dinamarca, en comparación con grupos con similares características de migrantes en gobiernos “inclusivos”, como los Países Bajos.
Se demostró que pese a las restricciones en el uso de servicios generales de atención sanitaria por parte de los migrantes-como los E.E.U.U.- no reduce significativamente el número de personas con acceso al seguro de salud pública o con seguro social.
Con respecto a las marcadas diferencias encontradas en el estudio, la coautora Ms Helena Honkaniemi, Universidad de Estocolmo, Suecia, comenta: “Las políticas de migración contribuyen a las desigualdades en materia de salud y son determinantes sociales clave de la salud, que afectan a la salud directamente a través del acceso a la atención e indirectamente a través de las políticas sociales y económicas. Las investigaciones sobre cómo influyen estas políticas en la salud a mediano y largo plazo, así como si los efectos difieren según el género, la edad, la posición socioeconómica y la razón de la migración serán igualmente importantes para informar políticas de migración saludables“. 

Limitaciones y recomendaciones del estudio

Los autores del estudio señalan varias limitaciones, como el hecho de que los efectos de las políticas migratorias aún no se han analizado en  países de ingresos bajos y medios. Tampoco se han estudiado otros aspectos a los que se enfrenta el migrante, como las oportunidades de vivienda y educación, además de los procedimientos de deportación y salida.

El equipo de investigadores señala que para mejorar la salud de los migrantes se debería adoptar una perspectiva ampliada de ‘Salud en todas las políticas’, para considerar e incluir los efectos en la salud que tienen todas las políticas orientadas hacia este grupo, que debe basarse en el marco de los derechos humanos, donde la ley internacional debe salvaguardar efectivamente los derechos de los migrantes, en cualquier lugar del mundo.

La Dra. Andrea Dunlavy, coautora del University College London, Reino Unido agrega: “Es probable que los enfoques más inclusivos para apoyar la integración de los migrantes en sus sociedades anfitrionas tengan un efecto positivo en la salud y las oportunidades de vida de los migrantes, así como en el beneficio de las poblaciones locales. Si bien el derecho internacional apoya la mejora de la salud de los migrantes, su aplicación es débil y los países deben rendir cuentas. Sin una acción política sostenida y fuerte, no se lograrán políticas de migración sanas, en detrimento de todos”.


Etiquetas: