Científicos descubren el “micro órgano” responsable de la memoria inmunológica

- Por

Los científicos saben desde hace bastante tiempo que las personas que han estado expuestas a una infección, suelen quedan con cierto grado de inmunidad posterior.

La inmunidad inducida por vacunas- que depende de la generación de células B de memoria (MBC)-  se ha desarrollado como una forma de aprovechar esta capacidad del sistema inmune para recordar las exposiciones pasadas a organismos patógenos, proporcionando de esta manera inmunidad humoral contra antígenos virales de por vida y evitando la reinfección o atenuando la sintomatología asociada al patógeno específico.

Esta protección a largo plazo está mediada por anticuerpos neutralizantes, que son secretados por las células plasmáticas de larga vida (LLPCs) y las células B de memoria (CBM), que proliferan y se diferencian en células plasmáticas con mayor rapidez que las células B vírgenes tras la re-exposición al antígeno.

Actualmente, pese a los enormes avances en cuanto a comprensión del funcionamiento de las MBC, se desconoce su ubicación precisa en los ganglios linfáticos y la forma en que se reactivan para secretar anticuerpos neutralizantes.

El recién descubierto “micro-órgano”

Como un gran aporte en la dilucidación de este misterio inmunológico, un grupo de científicos del Instituto Garvan de Investigación Médica de Australia identificaron una estructura o “micro-órgano” que “recuerda” infecciones pasadas y vacunas aplicadas. En su interior cuenta con varios tipos de células inmunes que responden a los patógenos contra los que el organismo se ha enfrentado antes, según detalla un estudio publicado en la revista Nature Communications .

Esta estructura- denominada Foco de Proliferación Subcapsular o FPS– fue descubierta cuando el equipo usó una técnica imagenológica avanzada, conocida como “microscopía 3D”, que esencialmente crea “películas” del sistema inmune en acción dentro de animales vivos, como explicó el líder de la investigación Tri Phan: “El [micro-órgano] fue identificado por una técnica de microscopía sofisticada llamada microscopía intravital de dos fotones“. “Esto nos permite realizar imágenes tridimensionales en tiempo real al tomar cientos de ‘rebanadas’ del ganglio linfático en un animal vivo de la misma manera que una tomografía axial computarizada toma cientos de cortes de un paciente”.”Al reconstruir los cortes en un volumen tridimensional y observar cómo las células se mueven e interactúan entre sí, pudimos ver claramente esta nueva estructura“.

Según los investigadores, su estratégica ubicación la posiciona en la zona externa de los ganglios linfáticos, para detectar infecciones de manera precoz, como indica el investigador principal: “Los FPS se encuentran estratégicamente donde las bacterias podrían volver a entrar al cuerpo y tiene todos los ingredientes ensamblados en un solo lugar para producir anticuerpos, por lo que está notablemente bien diseñado para combatir la reinfección rápidamente“.

Las delgadas y aplanadas estructuras- detectadas tanto en ratones como en humanos-  sólo aparecen cuando los animales se han expuesto a una infección con un patógeno con el que el organismo ha tenido un contacto previo. Reciben señales proporcionadas por células foliculares T helper y macrófagos presentadores de antígenos del seno subcapsular. Además, estos FPS presentan un patrón distintivo de firma que las identifica como células individuales, determina la migración celular y la producción de células plasmáticas.

En su interior, el equipo pudo visualizar e identificar varios tipos diferentes de células inmunes, incluidas las “células B de memoria”, que incluso fueron captadas en fases de transformación a células plasmáticas, de las que Phan recalcó su fundamental rol inmunoprotector: “[El] propósito específico de FPS es generar rápidamente grandes cantidades de células plasmáticas para producir los anticuerpos necesarios para protegernos de la reinfección”.

Phan explicó que los FPS no se habían podido visualizar antes debido al empleo de las técnicas tradicionales de microscopía que restringe la observación de cortes de tejido en 2D. Además, su gran delgadez  dificultaba más ser detectada, sumado al hecho que solo aparece en ciertos momentos: “Entonces, esta es una estructura que ha estado ahí todo el tiempo, pero nadie la ha visto todavía, porque no han tenido las herramientas adecuadas”. “Es un recordatorio notable de que aún hay misterios ocultos dentro del cuerpo, a pesar de que los científicos hemos estado observando los tejidos del cuerpo a través del microscopio durante más de 300 años“.

Posibilidades que abre

Estos hallazgos abren prometedoras posibilidades que podrían ayudar a los científicos a desarrollar vacunas mucho más efectivas: “En el pasado nos hemos centrado en desarrollar vacunas que produzcan células plasmáticas y células B de memoria, pero no en cómo y dónde se reactivan estas células B de memoria”. “Este estudio sugiere que el mejor lugar para reactivar las células B de memoria es el SPF, que está diseñado para producir una respuesta de anticuerpos muy rápida y muy potente para eliminar los patógenos infecciosos“. “Entonces, una posible nueva dirección para el diseño de la vacuna sería tratar de generar células B de memoria que se posicionarían en el SPF, en lugar de ubicarlas mal fuera del ganglio linfático en otros tejidos y órganos“, según amplió Phan.