Cepillarse no basta contra la enfermedad periodontal | Nación Farma

Cepillarse no basta contra la enfermedad periodontal

- Por

Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Colorado encontró que el microbioma oral —incluidas las bacterias y los hongos— presentan una correlación entre las personas que no visitaron el dentista regularmente y una mayor presencia de un patógeno que causa la enfermedad periodontal.

Publicado en Scientific Reports, el estudio realizó una amplia muestra representativa de visitantes del Museo de Ciencias Naturales de Denver, a quienes se les hicieron preguntas simples sobre su demografía, estilos de vida y hábitos de salud. A los participantes también se les recolectaron muestras de las bacterias presentes en su rostro. Los datos de secuenciación de ADN microbiano de esas muestras revelaron, en términos generales, que los hábitos de salud oral afectan a las comunidades de bacterias en la boca.

El estudio subrayó la necesidad de pensar en la salud oral como fuertemente vinculada con la salud de todo el cuerpo. 

En 2015, una investigación previa se dio a la tarea de capacitar a voluntarios para usar hisopos grandes para recolectar células de las mejillas de los visitantes del museo. Los denominaron “científicos ciudadanos” que ayudaron a recolectar hisopos de 366 individuos: 181 adultos y 185 jóvenes de 8 a 17 años. 

Para traducir los datos, los investigadores utilizaron herramientas sofisticadas de secuenciación y análisis para determinar qué microbios estaban presentes en qué bocas. El estudio agrupó a las personas que usaban hilo dental y a las que no, pues casi todos respondían que el cepillado les parecía suficiente para garantizar su salud dental.

Se descubrió que los participantes que usaban hilo dental tenían menor diversidad microbiana en la boca que los que no lo usaban. Esto probablemente se debe a la eliminación física de bacterias que podrían estar causando inflamación o enfermedad. 

También se identificó que los jóvenes y que los niños tienden a visitar al dentista de manera más frecuente que los adultos. En tanto que entre los adultos que habían acudido al dentista en los últimos tres meses, había una diversidad microbiana general más baja en la boca que en aquellos que no habían ido en 12 meses o más. Esto se suma al hecho de que tenían menos Treponema, un patógeno oral causante de la enfermedad periodontal. Nuevamente, los investigadores atribuyen estos resultados a que la limpieza dental elimina los taxones bacterianos más raros en la boca.

Otro dato peculiar fue que los niños considerados obesos por sus índices de masa corporal tenían microbiomas distintos en comparación con los niños no obesos. Los niños con sobrepeso también tienden a tener niveles más altos de Treponema, el mismo patógeno encontrado en adultos que no habían estado en el dentista en más de un año. Es decir, los investigadores sugieren un posible vínculo entre la obesidad infantil y la enfermedad periodontal.

Los microbiomas de los participantes más jóvenes, en su mayoría, en el rango de 8 a 9 años, tenían más diversidad que los adultos. Sin embargo, los microbiomas adultos varían más de persona a persona. Los investigadores piensan que esto se debe a que los entornos y las dietas de los adultos son más amplios que los de los niños.

También vieron que las personas que vivían en el mismo hogar compartían microbiomas orales similares.

Con información de Science Daily.