70% de las muertes por cáncer ocurren en países “oncológicamente subdesarrollados”

- Por

La lucha contra el cáncer se enfrenta a un problema social muy grande: el subdesarrollo oncológico de los países que apenas están emergiendo económicamente y donde habitan la mayoría de los pacientes enfermos con algún tipo de cáncer.

“La detección en fase avanzada y el aumento de la carga de la enfermedad, así como las dificultades del acceso a diagnóstico y tratamiento, son problemas frecuentes especialmente en los países de ingresos bajos”, aseguró Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay, durante su intervención en la Cumbre Mundial de Líderes de Cáncer (WCLS, por sus siglas en inglés)

En el mismo evento, el presidente Enrique Peña Nieto señaló que 70% de las muertes por estos padecimientos ocurren en los países de ingresos medios y bajos, en los que pocos pacientes tienen acceso a un tratamiento adecuado, mientras que en los países de ingresos más altos la cifra es de únicamente 10% de los enfermos oncológicos.

El cáncer es, en consecuencia, una de los padecimientos que refleja la desigualdad económica que afecta al mundo“, afirmó Peña Nieto.

Esta inequidad que prevalece en el mundo fue dividida por el presidente uraguayo como los países “oncológicamente desarrollados y los “oncológicamente subdesarrollados”.

Los primeros cuentan con servicios sanitarios de última tecnología con programas de prevención para un diagnóstico oportuno, además de contar con información y educación para todos los sectores de la población. Esto permite diagnosticar el cáncer en etapas más tempranas y, por lo tanto, gastar menos dinero en los tratamientos.

Foto: Especial

En cambio, los países en desarrollo no tienen programas educativos ni información de calidad que alerten a la población sobre el peligro que representa detectar el cáncer en fases avanzadas, por lo que la gente no va al médico cuando debe y el cáncer se detecta en etapas tardías, lo que cuesta miles de dólares a los sistemas de salid.

Si no tomamos medidas, la mayor parte de estas muertes se dará en los países en desarrollo“, advirtió el presidente uruguayo en el encuentro organizado por la Unión Internacional contra el Cáncer.

Si bien el cáncer es genético, los distintos estudios han encontrado que existen otros factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición de esta enfermedad, como el consumo de tabaco y alcohol, el sobrepeso y obesidad, una dieta poco saludable y la falta de ejercicio.

Para contrarrestar estos factores es necesario que el gobierno, la sociedad civil, las empresas y todos los ciudadanos se involucren en incentivar una dieta saludable, la práctica de una actividad física y la reducción de adicciones socialmente aceptadas.

Solo de esta manera, será posible reducir las tasas de morbilidad y mortalidad por cáncer.

Hasta 2015, la OMS contabilizó 8.8 millones de defunciones por cáncer, es decir, una de cada seis muertes ocurrieron por estos padecimientos.

Ante la desigualdad y las cifras tan altas de cáncer en el mundo, la OMS pidió a los gobiernos de todo el mundo destinar más recursos para combatir el cáncer.

Etienne Krug, el director del área de enfermedades no contagiosas de la OMS, reconoció que no hay suficientes expertos de cáncer en el mundo y que la organización tampoco los tiene, por lo que se requiere trabajar con los países de cada región para fortalecer la investigación y la atención.

Con información de EFE.