Cleveland: reparan por primera vez espina bífida en un feto dentro del útero | Nación Farma

Cleveland: reparan por primera vez espina bífida en un feto dentro del útero

- Por

The Cleveland Clinic anunció que, tras un año de preparativos, completó la primera cirugía en un feto dentro del útero para reparar su espina bífida.

Una docena de especialistas, entre los que hay neurocirujanos pediátricos, un cardiólogo fetal y anestesiólogos pediátricos, realizaron la operación en un feto de 23 semanas. La bebé nació el 3 de junio y reportó estar en buen estado de salud, al igual que la madre.

De acuerdo con los especialistas, la espina bífida conduce a la discapacidad, pues puede provocar parálisis en las piernas y la capacidad del bebé para orinar. Esto último, a su vez, acumula una presión que podría conducir a daño cerebral.

En la actualidad, la cirugía fetal para el defecto de nacimiento es una opción en Estados Unidos; al menos 20 hospitales la practican tras haber sido aceptada clínicamente en 2011.

El doctor Darrel Cass, director de cirugía fetal en la clínica Cleveland, declaró a Fox 59 que se encargó de dirigir la operación y la guía para abrir el útero.

Él ha realizado más de 160 cirugías fetales desde 2002 y fue director del primer centro, el Texas Children’s Fetal Center, que realizaba este tipo de cirugías antes de la aprobación en los otros hospitales.

Según el médico, comenzaron a hacer simulaciones, recorridos y preparativos para ver cómo irían las operaciones; además, el equipo visitó otros centros de cirugía fetal para aprender de los expertos en el campo.

Una vez listos, hicieron una incisión tan pequeña como pudieron en el útero sobre la espalda del bebé; fue de solo 4.5 centímetros de ancho.

Para atinar el lugar y controlar la posición del bebé, los cirujanos usaron ultrasonido.

Al finalizar el procedimiento, dejaron la médula espinal completamente protegida gracias al músculo y piel, técnica conocida reparación miofascial.

Aunque este tipo de intervenciones son riesgosas y pueden provocar el nacimiento prematuro del bebé; en esta ocasión se logró llegar a las 36.5 semanas de gestación en un estado óptimo.

Los médicos indicaron que la espina bífida no se puede curar por completo; pero, gracias a la operación, la niña tendrá menos discapacidades y una mejor calidad de vida.

Espina bífida y cirugía

La espina bífida es un tipo de defecto congénito del cerebro, la columna vertebral o de la médula espinal. Sucede cuando la columna vertebral del feto no se cierra durante el primer mes de embarazo.

Ese padecimiento puede dañar los nervios y la médula espinal.

Existen diferentes tipos de espina bífida: oculta, meningocele o mielomeningocele. La gravedad depende del tipo, tamaño, ubicación y complicaciones.

Los síntomas varían; puede haber mechones de cabello anormales, hoyuelos hasta aberturas en el conducto vertebral en la parte inferior o media de la espalda; o nervios y tejidos expuestos.

Dependiendo de la gravedad del padecimiento, será necesario utilizar dispositivos de asistencia, como aparatos ortopédicos, muletas o sillas de ruedas.

Por otro lado, el nivel cognitivo de personas con espina bífida suele ser normal. Sin embargo, en algunos casos hay dificultades de aprendizaje; también problemas urinarios e intestinales, así como hidrocefalia.

Hasta ahora se desconoce la causa exacta; pero los especialistas recomiendan tomar ácido fólico para reducir las probabilidades de que un bebé la desarrolle. De igual manera, se sugiere realizar pruebas durante el embarazo para detectarla.

Una nueva opción para reducir las consecuencias de enfermedades congénitas como la espina bífida es la cirugía fetal. Estas cirugías se realizan en bebés no natos para mejorar los resultados antes ciertas enfermedades.

A pesar de que, en algunos casos, los resultados son mejores después del parto; las cirugía fetales ayudan a evitar graves consecuencias de otros padecimientos, como con la espina bífida.