Peligroso incremento en Europa de casos de sarampión

- Por

El sarampión constituye una de las principales causas de mortalidad entre los niños pequeños, pese a la existencia de una vacuna altamente segura y eficaz para prevenirlo.

Esta enfermedad sigue siendo de elevada morbi-mortalidad en muchos países en desarrollo, ya que la mayoría de las muertes- más del 95%- se registran en zonas con bajos ingresos per cápita y deficiencia en su infraestructura sanitaria, como es el caso de algunas áreas de África y Asia.

En el caso de México, la última epidemia de sarampión ocurrió entre los años 1989-1990 con 89,163 casos. Del 2013 a 2014 se reportaron casos importados, pertenecientes a viajeros extranjeros, mientras que en el año 1995 se registró el último caso originario del país.

En el 2016, se registraron 89,780 muertes a causa del sarampión a nivel mundial, que fue la primera vez en que la mortalidad por esta causa fue inferior a los 100,000 casos por año.

Grandes brotes de sarampión en Europa

El año pasado,  la OMS reportó la ocurrencia de 35 muertes y 21,315 casos de esta enfermedad tan solo en Europa, lo que representa un incremento del 400% en relación al año anterior, cuando se registró un mínimo histórico de 5,273 casos.

El marcado incremento en los casos de sarampión del 2017 incluyó grandes brotes (100 o más casos) en 15 de los 53 países europeos. La mayor incidencia se reportó en Rumanía, con 5,562 casos; seguido por Italia con 5,006 y Ucrania con 4,767 afectados.

Puntualmente, estos países han experimentado una serie de problemáticas en los últimos años, que pudieron haber incidido en el aumento de casos de sarampión, como la disminución de la cobertura de inmunización de rutina para la población general, la cobertura inferior entre algunos grupos marginados, discontinuidad en el suministro de vacunas o déficit en los sistemas de vigilancia epidemiológica.

Le siguen otros países que también fueron afectados con grandes brotes, como: Grecia (967 casos), Alemania (927), Serbia (702), Tayikistán (649), Francia (520), Federación de Rusia (408), Bélgica (369), Reino Unido (282), Bulgaria (167), España (152), República Checa (146) y Suiza (105).

En relación a esta situación, la Directora Regional de la OMS para Europa Zsuzsanna Jakab manifiestó: “Cada nueva persona afectada por el sarampión en Europa nos recuerda que los niños y adultos no vacunados, independientemente de dónde vivan, siguen en riesgo de contraer la enfermedad y contagiarla a otras personas que quizás no puedan vacunarse. Más de 20,000 casos de sarampión y 35 vidas perdidas solo en 2017 son una tragedia que simplemente no podemos aceptar “. “La eliminación del sarampión y la rubéola es un objetivo prioritario con el que todos los países europeos se han comprometido firmemente, y una piedra angular para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud“. “Este revés a corto plazo no puede disuadirnos de nuestro compromiso de ser la generación que libera a nuestros niños de estas enfermedades de una vez por todas“.

La prevención y manejo de la situación

La vacunación contra el sarampión sigue siendo la medida más eficaz para prevenir el contagio y las complicaciones causadas por este virus, ya que ha logrado reducir la mortalidad mundial por esta causa en un 84% entre los años 2000 y 2016, que equivale a haber evitado unos 20,4 millones de muertes.

Las acciones para detener los brotes actuales y prevenir la aparición de nuevos, se están efectuando en varios frentes e incluyen: mayor información y sensibilización pública, vacunación a los profesionales de la salud y otros adultos que se encuentran expuestos a un mayor riesgo, mejorar el acceso, la planificación del suministro y la logística para incrementar las inmunizaciones en la población general.

Verificación de casos y evaluación de la situación

Cada año, la Regional Verification Commission (RVC) revisa los datos epidemiológicos y las actividades de inmunización realizadas por los diversos países,  además de hacer recomendaciones sobre acciones para resolver los desafíos específicos que enfrenta cada nación en particular.

Este proceso de verificación de la eliminación del sarampión y la rubéola por cada país- que fue introducido en el año 2012- ha acercado más a esta región al cumplimiento de su objetivo de eliminar el sarampión y la rubéola de sus territorios. Prueba de ello es que en el 2016, 42 de los 53 países conformantes de la Región Europea habían interrumpido la transmisión endémica del sarampión. Sin embargo, cabe esperar la aparición de nuevos brotes hasta que todos los niños y adultos susceptibles estén vacunados.

Los ministros de salud de 11 países se reunieron este 20 de febrero para analizar el trabajo conjunto, a fin de alcanzar los objetivos definidos en el Plan de Acción Europeo sobre Vacunas (EVAP, por sus siglas en inglés) para el 2020, que incluye la erradicación del sarampión y la rubéola.

En la 68ª sesión del Comité Regional de la OMS para Europa, a realizarse en septiembre del presente año, se presentará un informe del  EVAP para evaluar los progresos alcanzados durante la mitad del período en toda la Región.

Ver nota original aquí.