Paracetamol y alcohol: ¿hasta qué punto es peligroso? | Nación Farma

Paracetamol y alcohol: ¿hasta qué punto es peligroso?

- Por

Una de las creencias comunes es que, cuando estamos tomando algún medicamento, no se debe beber alcohol. Se piensa que la mezcla de bebidas alcohólicas con fármacos puede desencadenar efectos secundarios. Si bien hay mitos alrededor de este tema, no quiere decir que no haya consecuencias.

Según los especialistas, el alcohol no afecta a la mayoría de los antibióticos; pero las creencias provocan que las personas, en lugar de seguir con el tratamiento, suspendan la ingesta del medicamento, lo cual sí puede agravar el problema de la resistencia del organismo a los antibióticos.

Uno de los medicamentos más comunes que la gente ingiere aun cuando bebe alcohol es el acetaminofén, mejor conocido como paracetamol. Este fármaco suele usarse para calmar dolores moderados o la fiebre; no obstante, si se mezcla con alcohol, puede causar severos daños al hígado.

¿Por qué combinar paracetamol y alcohol es dañino?

El hígado es el órgano responsable de procesar, descomponer y equilibrar la sangre que sale del estómago y de los intestinos; además, crea nutrientes y metaboliza los medicamentos de forma que no resulten tóxicos para el organismo. El alcohol y el paracetamol también se procesan en el hígado.

El paracetamol por sí solo puede causar daño tóxico al hígado; este padecimiento se conoce como hepatotoxicidad inducida por acetaminofén. En Estados Unidos es una causa común de fallas en el hígado. Se estima que, cada año, se hospitalizan a 30 mil pacientes por esta causa.

Cuando una persona consume paracetamol, las enzimas del hígado descomponen la mayor parte del medicamento; la toxinas son eliminadas a través de la orina, los riñones o la bilis. Durante el proceso de digestión, entre el 5% y el 10% del acetaminofén se convierte en una toxina llamada NAPQI; para removerla, el hígado produce un antioxidante, glutatión.

Si el cuerpo recibe más de la dosis recomendada, hay una exceso de NAPQI que el hígado no puede descomponer. Si a eso se suman las toxinas que el alcohol incluye, el riesgo de daño en el hígado incrementa.

De acuerdo con el National Health Service, de Reino Unido, es seguro tomar una pequeña cantidad de alcohol si se toma paracetamol. No obstante, las dosis de este medicamento y la ingesta de bebidas alcohólicas suelen ser mayores; por lo tanto, el daño en el hígado puede ser irreparable.

Riesgos de ingerir paracetamol y alcohol

Fuente: Pixabay

Algunos de los efectos de mezclar el alcohol con paracetamol son:

  • Dolor de estómago.
  • Sangrado y úlceras.
  • Daño en el hígado.
  • Aceleración del ritmo cardiaco.

La U. S. National Library of Medicine asegura que tomar paracetamol es peligroso para quienes beben alcohol con regularidad; de hecho, si se toman más de tres vasos al día, se recomienda consultar al médico antes de ingerir paracetamol.

¿Cómo reducir el riesgo de daño en el hígado?

Para evitar que el hígado pierda la capacidad de cumplir sus funciones, esenciales en el proceso de digestión y la coagulación de la sangre, es importante seguir estas recomendaciones:

  • Evitar dosis de paracetamol mayores a 3 mil miligramos.
  • Revisar si otros medicamentos contienen paracetamol.
  • Consumir sólo un producto con paracetamol a la vez.
  • Consumir paracetamol por sólo 10 días consecutivos en caso de dolor, o 3 si se trata de fiebre.
  • No beber más de tres porciones de alcohol por día.
  • Y conocer las reacciones adversas al mezclar bebidas alcohólicas con otros medicamentos; como lo indica el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, de los NIH, de Estados Unidos.