Coronavirus llega a México vía Italia | Nación Farma

Coronavirus llega a México vía Italia

- Por

El coronavirus llegó a la Ciudad de México con un individuo de 35 años que aterrizó el 22 de febrero al aeropuerto internacional capitalino, luego de haber pasado siete días en Bergamo, Italia.

En la conferencia matutina del Palacio Nacional, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, informó que el paciente se encuentra aislado en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Además, confirmó que existe otro caso sospechoso, que ya ha sido aislado en un hotel de Sinaloa, pues dio positivo en la primera prueba reactiva de la enfermedad. Se esperan los resultados de la segunda prueba respiratoria que realiza el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE). Este segundo caso es un hombre de 41 años que tuvo contacto directo con el primer caso confirmado de coronavirus.

El funcionario resaltó que se detectó a otras dos personas que mantuvieron contacto directo con el caso índice por COVID-19, pero no han presentado síntomas. Se trata de dos personas del Estado de México y de la Ciudad de México que estarán en observación.

Los casos confirmados se aislarán entre 14 y 28 días. Son pacientes con un estado de salud estable. Los familiares y las personas del círculo cercano serán monitoreados para confirmar o para descartar nuevos contagios.

López-Gatell Ramírez explicó que aunque faltan los resultados de la segunda prueba del caso en Sinaloa, ya se puede hablar de que existen dos casos de coronavirus importados a México, con un posible foco de contagio en Italia. Ante esto, planteó tres escenarios posibles: transmisión local, comunitaria o generalizada.

Las recomendaciones que las autoridades emitieron para contener un contagio generalizado son hacer lavado frecuente de manos y usar gel antibacterial —en caso de no haber agua y jabón—. Además, evitar el saludo de mano, así como los besos y los abrazos, no estornudar o toser de manera abierta. En tanto, medidas como usar cubrebocas se consideran aún innecesarias.

Los expertos han insistido en que no se trata de una enfermedad grave, pues 90 % de los casos son controlables cuando los pacientes tienen un buen estado de salud, como sería el caso de las personas jóvenes y sin enfermedades crónicas. La gravedad del COVID-19 radica en que se propaga rápidamente entre la población.

El subsecretario exhortó a atender de manera inmediata los síntomas de cualquier enfermedad respiratoria. «La definición actual para ‘caso sospechoso’ son personas con antecedente de haber viajado a China, Italia, Corea o Irán que presenten síntomas de catarro o enfermedad respiratoria avanzada. En los casos sin antecedente de viaje, se podría tratar de una enfermedad respiratoria nacional, como catarro o influenza», dijo.

En su turno, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el país está preparado para enfrentar la enfermedad e hizo un llamado a la población a mantener la tranquilidad. Advirtió que las autoridades informarán diariamente para evitar “amarillismo” o “psicosis colectiva”. 

La sintomatología relacionada con el coronavirus implica fiebre, tos, estornudos, malestar general, dolor de cabeza y dificultad para respirar. Las recomendaciones de contingencia sanitaria anunciadas son medidas básicas, como la revisión en las escuelas con un filtro sanitario para identificar casos que requieran atención médica inmediata, así como filtros familiares para reforzar las medidas de higiene y acudir a los servicios médicos en caso de síntomas. Las medidas para los centros de trabajo son el lavado constante de manos y el uso de gel.

México intensificó la vigilancia epidemiológica por coronavirus desde el pasado 30 de enero, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró emergencia internacional por la enfermedad. Por este motivo, se aplicaron los protocolos de identificación de contagio en terminales aéreas. Al menos desde la segunda semana de febrero, ya se anticipaba un contagio, luego de que se hubieran descartado una treintena de casos sospechosos. De hecho, el primer posible contagiado se presentó el 23 de enero en Tamaulipas, aunque se descartó al día siguiente.