Campaña masiva de vacunación contra la difteria en Cox’s Bazar – Bangladesh

- Por

En los países que son endémicos para la difteria, la enfermedad se presenta principalmente como casos esporádicos o en forma de pequeños brotes.

Existen zonas endémicas en muchos países de África, América del Sur, pacífico del Sur, Asia (especialmente en la India), Oriente Medio, Europa del Este, República Dominicana y Haití.

Esta enfermedad presenta una tasa de mortalidad en el 5 a 10% de los casos, cifra que se eleva en el grupo de niños pequeños. El tratamiento se basa en la administración de la antitoxina diftérica, en conjunto con antibióticos contra el Corynebacterium diphtheriae, que es sensible a los macrólidos, penicilinas, ampicilina, tetraciclina, cefuroxima, gentamicina y ciprofloxacino.

Prevención de la difteria

La vacuna contra la difteria es un toxoide bacteriano, que normalmente se administra en combinación con otros antígenos, como sucede en la vacuna DTP o pentavalente. Para adolescentes y adultos, el toxoide diftérico usualmente se combina con el toxoide tetánico en concentraciones más bajas (vacuna Td).
La vacunación contra la difteria ha logrado reducir notablemente la morbi-mortalidad, sin embargo, sigue siendo un importante problema de salud infantil en aquellos países que disponen de una pobre cobertura del PAI.

La OMS recomienda la vacunación primaria consistente en 3 dosis con anatoxina diftérica, seguida de una dosis de refuerzo.

Situación en Bangladesh

Según información entregada por el Grupo de Coordinación Intersectorial de la ONU, unos 655,000 rohinyás llegaron a Bangladesh en los últimos cuatro meses.

Los rohinyás que viven en Cox’s Bazar se encuentran en condiciones sanitarias y nutricionales precarias, que los predisponen a contraer enfermedades infecciosas como el cólera, el sarampión, la rubéola y la difteria.

El UNICEF, a través de su portavoz Benjamin Steinlechner informó hoy, 16 de enero, que se han detectado un total de 4,011 casos sospechosos de difteria en los campamentos de refugiados rohinyás en Bangladesh, donde han fallecido un total de 31 personas, de los 61 casos confirmados, debido a un brote “muy serio” de esta enfermedad, según informó la agencia EFE.

Campaña de vacunación

Cerca de 150,000 niños de seis semanas a siete años recibieron la vacuna pentavalente (que protege contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la influenza Haemophilus tipo B y la hepatitis B) y casi 166,000 niños de 7 a 17 años recibieron la vacuna contra el tétanos y la difteria (Td), durante una campaña de vacunación de tres semanas que finalizó el 31 de diciembre. 

La OMS ha puesto a disposición unos 1,5 millones de dólares de su Fondo de Contingencia para Emergencias para aumentar la respuesta a la difteria entre la población rohinyá en Cox’s Bazar, Bangladesh, durante los próximos seis meses.
Este dinero se destina para apoyar las campañas de inmunización, proporcionar medicamentos y suministros esenciales, mejorar las condiciones para realizar exámenes de laboratorio, tratamiento de los casos y rastreo de contactos.

Como parte de una intensa respuesta al actual brote de difteria, la OMS, el UNICEF y asociados del sector de la salud colaboran con el Ministerio de Salud y Bienestar Familiar de Bangladesh para vacunar a más de 475,000 niños en los campamentos de refugiados de Rohinyá, asentamientos temporales y áreas vecinas. Esta segunda fase de la campaña de vacunación comenzará el 25 del presente mes.

A fin de restringir la propagación de la difteria a las comunidades cercanas  a los campamentos y asentamientos de Rohinyá, comenzó la vacunación masiva el 1 de enero, día del comienzo del año académico, destinado a cerca de 160,000 niños en 499 escuelas de los subdistritos de Teknaf y Ukhiya.

Se han planificado dos rondas más de vacunación con una vacuna que incluya la difteria, a intervalos de un mes, para proteger efectivamente a los niños en los campamentos y áreas circundantes.

Según el Dr. Bardan Jung Rana, representante de la OMS en Bangladesh: Se están haciendo todos los esfuerzos para detener la propagación de la difteria. La vacunación de los niños en los campamentos de Rohinyá y áreas cercanas demuestra el compromiso del sector de la salud para proteger a las personas, especialmente los niños, contra las enfermedades mortales“.

En palabras del representante de UNICEF en el país, Edouard Beigbeder: Los niños son particularmente vulnerables a la difteria. Los voluntarios están haciendo visitas puerta a puerta en los asentamientos Rohinyá para asegurar que todos los niños reciban la vacuna. La afluencia masiva en muy poco tiempo ha afectado en gran medida los servicios básicos en las áreas de asentamiento. No tienen más remedio que vivir en un entorno muy congestionado, que está afectando su salud y calidad de vida. Estamos haciendo esfuerzos continuos para mejorar las condiciones de los campamentos. Al mismo tiempo, la vacunación contra la difteria es vital para reducir el riesgo de nuevos brotes“.

Con información de WHO.