¿Las tiras para blanqueamiento dañan nuestros dientes?

- Por

El blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los procedimientos más populares entre las personas; pues aún existe la idea de que, entre más blanca sea una sonrisa, más perfecta es.

Bajo esa premisa, la gente recurre a diferentes métodos para blanquear su dentadura: desde pastas dentales, geles y bandas; hasta procedimientos odontológicos y productos con agentes blanqueadores en altas concentraciones.

Según datos de PR Newswire, el blanqueamiento dental se convertirá en una industria de más de 7 mil millones de dólares para 2024 sólo en Estados Unidos.

Datos de la Academia americana de odontología cosmética muestran que los estadounidenses gastan alrededor de mil 400 millones sólo en tratamientos para tener los dientes más blancos.

Los tratamientos para mejorar las piezas dentales son diversos; sin embargo, en años recientes, los profesionales de la estomatología han puesto focos rojos en los posibles daños que un blanqueamiento puede traer.

Estudios previos presentados en el encuentro anual de la American Society for Biochemistry and Molecular Biology indican que esos tratamientos dañan la superficie dental.

Otra de las investigaciones más recientes al respecto sugiere que los productos de blanqueamiento dental podrían debilitar la dentadura.

Menos colágenos y proteína en los dientes

Los dientes tienen tres capas:

  • Capa exterior, que es el esmalte blanco.
  • Dentina subyacente, la cual está compuesta de proteínas como el colágeno.
  • Pulpa del centro que alberga los nervios, vasos sanguíneos y el conector que une al diente con la encía.

En el nuevo estudio, a cargo de Kelly Keenan, profesora de química asociada a la Stockton University, observaron que el peróxido de hidrógeno en los productos de blanqueamiento podría estar dañando la dentina.

Para comprobarlo, el equipo utilizó dientes humanos extraídos de personas ya fallecidas; les colocaron tiras de blanqueamiento durante al menos una hora según las indicaciones del producto.

Posteriormente, sumergieron las piezas dentales en saliva artificial y las lavaron; esto con la finalidad de simular el entorno de la boca humana.

Una vez hecho ese paso, midieron los niveles de colágeno y otras proteínas en la dentina.

Tras esa acción, compararon los datos con los de un grupo de control al que no se le sometió a ningún tratamiento blanqueador; y con otro sometido a blanqueamiento en tres ocasiones.

En los resultados encontrados que los dientes blanqueados una vez tenían menos colágeno que los dientes no tratados; de forma adicional, las proteínas se convirtieron en pequeños fragmentos.

En el caso de las piezas dentales sometidas a blanqueamiento tres veces, el colágeno se encontró en pequeñas cantidades.

De acuerdo con los investigadores, el peróxido de hidrógeno que contienen los tratamientos de blanqueamiento basta para provocar que el colágeno y otras proteínas desaparezcan.

Ahora bien, esta investigación aún no ha pasado por revisión de pares; lo cual implica que sus conclusiones aún deben tomarse con ciertas reservas.

Asimismo, reconocen los especialistas, las reacciones de los dientes en el laboratorio pueden ser diferentes en los dientes de personas vivas; porque la composición es distinta.

Blanqueamiento dental: ¿bueno o malo?

El debate apenas empieza. Existen productos blanqueadores que se consideran seguros y efectivos por la American Dental Association, siempre y cuando se sigan las instrucciones.

Por otro lado, hay quienes que aseguran que los tratamientos para blanquear son abrasivos y dañan, sin duda, la dentadura.

Algunos científicos indican que las bandas para blanquear tienen efectos secundarios como sensibilidad dental e irritación de las encías.

Dichos malestares pueden permanecer durante muchos días y provocar dolor; en especial si los agentes activos de los productos entran en las cavidades dentales.

De igual manera, anotan que, si accidentalmente los agentes blanqueadores son ingeridos, pueden provocar náuseas o irritación estomacal.

Por ello, los expertos sugieren que, en las consultas dentales, se inste a los pacientes que optan por bandas de blanqueamiento a no utilizarlas todos los días; así como a usar pastas que ayuden a calmar la sensibilidad dental.

Además, se debe tener en cuenta que los efectos son distintos en cada persona; y que también dependen de si la dentadura tienen prótesis, puentes, implantes o uniones cosméticas.

Los especialistas recomiendan dejar de beber café, vino y evitar el tabaco al menos dos semanas antes de realizar un tratamiento para blanquear los dientes.

Por supuesto, señalan que una buena rutina de limpieza y alimentación adecuada son esenciales para mantener dientes saludables y evitar que cambien de color.

Finalmente, lo más importante, acudir con un odontólogo antes de tratar cualquier producto de blanqueamiento y elegir aquellos aceptados por las instancias de salud.

Con información de Market Watch.