Encuentran un antibiótico más eficaz para tratar la enfermedad de Lyme | Nación Farma

Encuentran un antibiótico más eficaz para tratar la enfermedad de Lyme

- Por

Científicos encuentran un antibiótico más eficaz para tratar la enfermedad de Lyme, llamado azlociclina, que logra erradicar cepas de bacterias persistentes al tratamiento estándar. Próximamente, estaría disponible en presentación oral para iniciar ensayos clínicos en humanos.

La enfermedad de Lyme es causada por la bacteria Borrelia burgdorferi, que infecta al ser humano después de ser mordido por una garrapata que porta el patógeno.

La sintomatología es variada, pero aproximadamente el 60–80 % de las personas con enfermedad de Lyme desarrollan una erupción cutánea roja circular alrededor de la picadura: el eritema migratorio.

La enfermedad de Lyme afecta anualmente a un número significativo de personas: casi 300 000 personas en los Estados Unidos y alrededor de 230 000 en Europa.

Los antibióticos

El tratamiento estándar de la enfermedad de Lyme se realiza con el antibiótico doxiciclina para los adultos y para los niños mayores de 8 años. Si bien esta terapia es eficaz para eliminar la infección, entre el 10 y el 20 % de las personas presentan fatiga, mialgia, artralgia y deterioro cognitivo persistente durante meses o años, que se denomina síndrome de enfermedad de Lyme posterior al tratamiento (PTLDS). 

Los investigadores han sugerido que esta sintomatología puede deberse a bacterias persistentes tolerantes a los fármacos, pues se ha encontrado ADN bacteriano en pacientes sintomáticos postratamiento.

Azlociclina: nuevo tratamiento

Un equipo de investigadores de la universidad de Stanford en los EE. UU. y del colegio Loyola en India encuentran un antibiótico más eficaz para tratar la enfermedad de Lyme, al matar la B. burgdorferi en las primeras etapas de la enfermedad.

Los científicos probaron, además de la doxiciclina, dos antibióticos diferentes: la cefotaxima y la azlocilina. Los investigadores testearon in vitro y en triplicado la capacidad de diferentes dosis de los antibióticos doxiciclina, cefotaxima y azlociclina.

Los fármacos fueron utilizados para matar cepas de Borrelia tolerantes a los antibióticos, que habían sido cultivadas en el laboratorio.

El equipo probó los tres fármacos en cepas bacterianas cuyas edades eran distintas: colonias que tenían 3 días (de rápido crecimiento) y colonias que tenían entre 7 y 10 días, con una meseta de crecimiento.

Posteriormente, para probar la efectividad bactericida, los antibióticos fueron testeados en ratones de laboratorio infectados con la bacteria. Los animales fueron tratados en diferentes etapas de la enfermedad: a los 7, 14 y 21 días después de la infección.

Le dieron a cada ratón una dosis diaria de azlocilina, cefotaxima o doxiciclina durante 5 días. Después de transcurridos 2 días de recibir la última dosis de antibióticos, los investigadores procedieron a cultivar los órganos del ratón y buscaron bacterias vivas.

Los hallazgos aparecen en la revista Nature Scientific Reports.

Efecto de los antibióticos

Los hallazgos, tanto in vitro como in vivo, mostraron:

  • A altas concentraciones, tanto la cefotaxima como la azlociclina podían matar a todas las células bacterianas resistentes a antibióticos y superar a la doxiciclina. 
  • Cuando el equipo probó los medicamentos a dosis más bajas, la azlocilina superó a la doxiciclina y a la cefotaxima, las que dejaron vivas al 20 % de las células bacterianas resistentes a los medicamentos.
  • Los investigadores encontraron que tanto el tratamiento estándar como la azlocilina eliminaron por completo la infección en las primeras etapas de la enfermedad, mientras que la cefotaxima no lo hizo.
  • El equipo detectó ADN bacteriano después de dos semanas de infección, en tres de los siete ratones que recibieron doxiciclina y en dos de los ocho ratones que recibieron azlocilina.
  • Después de 3 semanas no encontraron ADN bacteriano en los ratones que recibieron azlocilina, pero uno de los tres ratones que consumió doxiciclina todavía tenía la bacteria.

Futuro ensayo clínico

En conclusión, en palabras del investigador Jayakumar Rajadas: «Este compuesto es simplemente increíble[…] Elimina la infección sin muchos efectos secundarios. Esperamos reutilizarlo como un tratamiento oral para la enfermedad de Lyme». El equipo planea probar la azlocilina en un ensayo clínico en humanos, puesto que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ya aprobó la azlocilina, que se presenta como un candidato prometedor para dicho ensayo, con un muy buen perfil de seguridad terapéutica.

El equipo ya ha patentado la azlociclina para el tratamiento de la enfermedad de Lyme. Actualmente, está trabajando con una farmacéutica para desarrollar una presentación oral del medicamento.