Edad y etnia determinan la esperanza de vida del estadounidense | Nación Farma

Edad y etnia determinan la esperanza de vida del estadounidense

- Por

La cardiopatía es la principal causa de muerte entre los varones estadounidenses de todas las edades y clases sociales. Pero al desglosar las cifras por edad y por etnia se evidencia que los accidentes y el suicidio son mucho más prevalentes entre los jóvenes. A su vez, los hombres pertenecientes a minorías étnicas tienen una menor esperanza de vida.  

Enfermedades del corazón: principal causa de muerte

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), en 2017, la cardiopatía fue la principal causa de muerte entre los hombres estadounidenses de todas las edades y grupos étnicos.

Durante ese año, uno de cada cuatro varones estadounidenses (un total de 347 879) murió por alguna enfermedad del corazón.Esta categoría engloba a una variedad de condiciones, como la arteriopatía coronaria y el infarto.

La cardiopatía puede ser asintomática hasta que el paciente muestra síntomas de infarto, insuficiencia cardíaca o arritmia cardíaca.

Los tres principales factores de riesgo que conducen a la cardiopatía son la presión arterial alta, el colesterol y el tabaquismo. Casi la mitad de los estadounidenses (47 %) presentan estos factores de riesgo. Otros motivos incluyen la diabetes, la obesidad, la mala alimentación, la falta de ejercicio y el consumo excesivo de alcohol.

Los accidentes y el suicidio están matando a los jóvenes

Si bien la cardiopatía es la principal causa de muerte entre los varones estadounidenses, las estadísticas desglosadas por grupo etario revelan diferencias significativas.

La mayor causa de muerte entre los hombres menores de 45 años son los accidentes. Datos del Centro Nacional de Estadísticas y Análisis (NHTSA) corroboran este punto, ya que, según esta entidad, los varones estadounidenses menores de 55 años son el grupo etario y de género más propenso a morir a causa de un accidente vial.

Datos de la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio también corroboran el crecimiento de estos casos entre la población masculina menor de 45 años. Este auge se atribuye en gran parte a una situación económica adversa y al aumento en la tasa de desempleo.

En cambio, la tasa de suicidio entre hombres de entre 45 y 64 años es mucho menor y representa la sexta causa de mortalidad entre este grupo etario.

Otra de las principales causas de muerte entre los varones jóvenes es la violencia. Según los datos de los CDC, el homicidio es la tercera causa de muerte entre los varones menores de 20 años y la cuarta en hombres entre 20 y 44 años. Sin embargo, no figura entre las diez principales causas de muerte para los mayores de 45 años.

Minorías étnicas con una menor esperanza de vida

Las estadísticas de los CDC revelan que los hombres blancos son más propensos al suicidio, mientras que la tasa de homicidios entre afrodescendientes es mayor. Los asiáticos e isleños del Pacífico son más propensos a la diabetes y los hispanos son más propensos al infarto que otros grupos étnicos.

La Asociación Americana de la Diabetes atribuye los altos niveles de diabetes entre asiáticos e isleños del Pacífico a la prevalencia de la obesidad entre este grupo étnico.

El grupo étnico con peores indicadores de salud y con la más baja esperanza de vida es el afrodescendiente, según datos de la Oficina para la Salud de las Minorías Étnicas, adscrita al Departamento de Salud y Servicios Humanos. Mientras que la esperanza de vida promedio del afrodescendiente es de 72.9 años, la del hombre blanco es de 77.5 años.

La pandemia de Covid-19 también ha puesto en evidencia la correlación entre la pertenencia étnica y la esperanza de vida. Según el estudio El Color del Coronavirus, realizado por APM Research Lab, la tasa de muerte por coronavirus entre afrodescendientes es de 50.3 por cada 100 000 habitantes, mientras que la tasa para la población blanca es de 20.7 por cada 100 000 habitantes.

APM Research Lab atribuye esta disparidad a las inequidades en el acceso a los servicios de salud.