Cáncer de colon: síntomas y tratamiento | Nación Farma

Cáncer de colon: síntomas y tratamiento

- Por

¿Por qué es importante conocer el cáncer de colon, sus síntomas y su tratamiento? Porque, de acuerdo con el reporte de 2018 del Centro Internacional de Investigadores sobre el Cáncer (IARC), es la tercera causa de muerte por neoplasia a nivel mundial, es decir, por el crecimiento anormal de células.

Según la IARC e Infocáncer México, el cáncer ha crecido rápidamente. En 2010, se registraron 14 millones de nuevos casos y 8.2 millones de fallecidos por dicho padecimiento, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Para 2018, los nuevos diagnósticos sumaban 18 millones y las muertes, 9.6 millones.

Ese mismo año, los tumores malignos fueron clasificados como responsables de más decesos. En primer lugar, se ubicó el cáncer pulmonar; en segundo, el mamario, y el cáncer de colon se posicionó como la tercera causa de muerte.

En México, el también denominado cáncer colorrectal es la segunda causa de fallecimiento en hombres y la quinta en mujeres. A nivel general, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), desde 2015 es el cuarto tipo de cáncer más frecuente en México.

El sistema digestivo

El cáncer de colon forma parte de la última sección del aparato digestivo, el cual es un conjunto de varios órganos que van desde la boca hasta el ano.

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases de Estados Unidos indica que nuestro sistema digestivo está formado por el tracto gastrointestinal, al que pertenecen la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el ano, y por el hígado, el páncreas y la vesícula biliar.

Ahora bien, el colon y el recto son partes del intestino grueso. El primero conforma casi la totalidad del intestino y consta de cuatro segmentos: ascendente, transverso, descendente y sigmoides. Es el encargado de absorber algunos nutrientes, agua y sal, así como de almacenar la materia de desechos de los alimentos.

El recto, por su parte, mide aproximadamente 15 centímetros, y guarda las heces fecales que luego son expulsadas por el ano.

¿Qué es el cáncer de colon?

La tercera causa de muerte por neoplasia a nivel mundial se caracteriza por el crecimiento descontrolado de las células en cualquiera de las cuatro porciones del colon o en el recto.

La mayoría de los casos se desarrollan de manera lenta. Generalmente, antes de la aparición de los tumores se forman pólipos. Estos pueden estar en cualquier porción del intestino grueso y tardarán entre 10 y 15 años en crecer. Con el tiempo, algunos de ellos se pueden volver cancerosos.

Por otro lado, el INSP señala que el 95 % de los cánceres colorrectales comienzan en las glándulas productoras de la mucosa que protege el interior del colon o recto. Este tipo de cáncer es conocido como adenocarcinoma.

Síntomas de cáncer colorrectal

Cuando la células del colon o recto cambian, pueden desencadenar tumores benignos o pólipos. Del mismo modo, pueden provocar que algunas células con cambios anormales se conviertan en cáncer y generen masas conocidas como tumores.

Dentro de esas formaciones, también llamadas trastornos precancerosos, se encuentran los pólipos adenomatosos o adenomas y los síndromes de poliposis. Ambos son factores para desarrollar cáncer de colon.

Otras causas que pueden desencadenar este padecimiento son las siguientes:

  • Ser mayor de 60 años. En algunos países, como México, la edad de riesgo comienza a los 50. El INSP estima que 9 de cada 10 personas en esa edad son diagnosticadas con el padecimiento.
  • Consumir altas cantidades de carne roja o procesada.
  • Tener o haber padecido pólipos colorrectales.
  • Haber presentado alguna enfermedad intestinal inflamatoria, como la de Crohn o la colitis ulcerativa.
  • Contar con antecedentes familiares de la enfermedad. Cifras del INSP muestran que una de cada cinco personas con cáncer colorrectal tenía algún familiar que lo padeció, y entre el 5 % y el 10 % de los mexicanos con esta enfermedad muestran defectos genéticos hereditarios que la causan.

Ahora bien, los síntomas del cáncer de colon pueden no aparecer en las primeras etapas. Sin embargo, se debe estar alerta a los siguientes síntomas:

  • Sensibilidad y dolor abdominal.
  • Sangre en las heces.
  • Sangrado rectal.
  • Diarrea, estreñimiento o cambio en las deposiciones.
  • Heces delgadas.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Cáncer de colon: etapas

En Estados Unidos, el American Joint Committe on Cancer (AJCC) estadifica esta neoplasia con base en las capas de la pared del colon:

  • El revestimiento interno o mucosa, que es donde comienzan casi todos los cánceres colorrectales. Se llama muscularis mucosae.
  • El tejido fibroso debajo de la capa muscular o submucosa.
  • Capa muscular gruesa o muscularis propia.
  • La subserosa y serosa, que son las más delgadas y externas del tejido conectivo. Cubren la mayor parte del colon, pero no el recto.

Los médicos determinan la etapa del cáncer de colon según la extensión del tumor, es decir, cuánto y hasta dónde ha crecido el tumor maligno en dirección a la pared del colon o del recto.

Las etapas que mostraremos a continuación se basan en el sistema que utiliza la AJCC. Esta lo divide en cuatro grados, y hace una subdivisión en el tercero y en el cuarto.

  • Etapa 0: El cáncer se encuentra en su etapa más temprana, conocida como carcinoma in situ o carcinoma intramucoso. No ha crecido más allá de la capa interna del colon o recto.
  • Etapa I: El cáncer ha pasado de la mucosa hasta la submucosa. Es posible que haya crecido a la muscularis propia.
  • Etapa II: La neoplasia se ha diseminado a través de la pared muscular del colon.
  • IIA: Se ha extendido hacia las capas más externas, pero sin atravesarlas.
  • IIB: Los tumores se han extendido a otros tejidos u órganos adyacentes.
  • IIC: El cáncer ha crecido a través de la pared del colon o recto, y está unido o alcanza a otros tejidos.
  • Etapa III: El cáncer ha llegado a los ganglios linfáticos.
  • IIIA: Ha atravesado la mucosa hasta la submucosa y de 4 a 6 ganglios linfáticos están afectados. Ha crecido a través del peritoneo visceral, hasta 1 o 3 ganglios linfáticos, pero sin llegar a órganos subyacentes, o ha crecido hacia la muscularis propia o capas más externas del colon y recto, y ha dañado de 4 a 6 ganglios.
  • IIIB: Los tumores han pasado a la submucosa y es posible que haya llegado a la muscularis propia y a siete o más ganglios, o el cáncer ha crecido por la pared del colon o recto, incluido el peritoneo visceral, pero no ha alcanzado órganos adyacentes.
  • IIIC: El cáncer ha llegado hacia las capas más externas y se ha propagado a más de siete ganglios linfáticos.
  • Etapa IV: El cáncer ha hecho metástasis y se ha propagado a otros órganos como el hígado o el pulmón.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar el cáncer de colon se realizan exámenes físicos y se aplica presión en la zona abdominal. De esta forma se pueden sentir protuberancias y revelar la presencia de masas anormales.

Los exámenes de heces pueden detectar cantidades de sangre en las defecaciones. También se puede recurrir a una sigmoidoscopia o a una colonoscopia.

Por su parte, el tratamiento dependerá del estado de salud del paciente y de la etapa del cáncer.

Entre las terapias se incluye:

  • Cirugía: Para extirpar el tumor. Esto procede por lo general con una colonoscopia. Se recurre a ella en la etapa 0, pero una resección del colon o colectomía puede utilizarse en fases más avanzadas.
  • Quimioterapia: Se brinda a partir de la etapa III después de la cirugía durante 6 u 8 meses, como medida complementaria. La finalidad de esta terapia es eliminar cualquier célula cancerígena restante en el organismo. Además, se usa para alargar la vida de las personas con cáncer de colon en fase IV.
  • Radioterapia: Se usa en pacientes en etapa IV, en especial cuando se ha diseminado a otros órganos como el hígado.
  • Terapia dirigida: Se concentra en objetivos específicos de las células cancerígenas según su crecimiento, de modo que se incapacite a estos elementos y se evite su diseminación.

Prevención

Para evitar que el cáncer de colon se convierta en una causa de muerte, prevenirlo es la mejor opción. Las acciones para lograrlo tienen que ver con modificaciones en el estilo de vida:

  • Realizar actividad física con regularidad.
  • Cuidar el peso y el exceso de grasa en la cintura.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol.
  • No fumar.
  • Aumentar el consumo de fibra y de vegetales y frutas.
  • Reducir la carne roja, así como la frita, al carbón o muy cocida.
  • Realizarse pruebas de detección. El INSP recomienda que, a partir de los 50 años, tanto hombres como mujeres se realicen alguno de los exámenes para detectar cáncer de colon, tales como sangre oculta en heces, colonoscopia o rectosigmoidoscopia.

Es importante recordar que ante cualquier anormalidad, lo mejor es no automedicarse y acudir con un especialista de la salud. El diagnóstico oportuno siempre será la mejor arma contra el cáncer.

Finalmente, el 31 de marzo se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Colon como una medida para sensibilizar sobre este padecimiento y para promover su prevención.