Químicos del hogar afectan la fertilidad de hombres y perros domésticos

- Por

Científicos en la Universidad de Nottingham hallaron en un estudio reciente que los contaminantes ambientales encontrados en los hogares y en la dieta tienen efectos adversos en la fertilidad masculina, y afectan de igual manera a hombres y perros domésticos.

En décadas recientes ha habido una preocupación para los científicos ya que la fertilidad masculina ha decrecido a nivel mundial, la calidad del esperma se ha reducido en un 50 por ciento en los últimos 80 años. La calidad no solo se vio afectada en humanos, también en perros domésticos. Esto ha originado el planteamiento de cuáles son los químicos que existen en los hogares que puedan estar detonando este problema de fertilidad.

En el estudio realizado por Nottingham se señalaron dos químicos presentes en la mayoría de artículos para el hogar: el plastificante DEHP y el policloruro de bifenilo 153, que, aunque este está prohibido a nivel mundial, es muy difícil detectarlo, incluso en los alimentos.

Los investigadores realizaron experimentos idénticos usando muestras de esperma de donadores hombres y de perros sementales en la misma región de Reino Unido. Los resultados mostraron que estos químicos, en concentraciones similares a las que hay en el entorno doméstico, tienen efectos dañinos en el esperma de hombres y perros.

Richard Lea, profesor asociado de Biología Reproductiva de la Escuela de Medicina Veterinaria y Ciencia dijo que: “este nuevo estudio apoya nuestra teoría de que los perros domésticos son un espejo del declive de la salud reproductiva en hombres. Nuestros estudios sugieren que los químicos creados por los humanos y que se utilizan en los hogares y en los ambientes de trabajo podrían ser responsables en empeorar la calidad del esperma que han reportado humanos y animales que comparten el mismo entorno”.

Estudios en perros serán clave para probar efectos de químicos en fertilidad masculina

Un estudio previo realizado en perros mostró que contaminantes químicos que se encontraron en la comida para mascotas tenía un efecto en el detrimento de la función espermática. Este nuevo estudio es el primero en probar el efecto de dos contaminantes, el DEHP y el PCB153.

Rebecca Sumner, quien realizó el experimento para su doctorado, declaró que tanto en el caso de humanos como en el de animales, se redujo la motilidad del esperma y se incrementó la fragmentación del ADN. Esto también significa que los perros domésticos pueden ser un buen modelo para investigar qué químicos pueden causar infertilidad, especialmente porque influencias externas como la dieta son controladas más fácilmente en humanos.

El siguiente paso de la investigación será determinar cómo la región en la que viven las personas puede determinar la calidad del esperma en humanos y animales, ya que cada zona tiene cierta cantidad de químicos que podrían hacer la diferencia.

Con información de Eureka Alert.