Paracetamol en el embarazo causaría hiperactividad en los niños

- Por

Aún con la evidencia de que el paracetamol o acetaminofén atraviesa la placenta  y es un disruptor endocrino conocido -además de un inhibidor de la enzima ciclooxigenasa (COX), mecanismo a través del cual ejerce su acción antiinflamatoria y analgésica- los médicos recetan de manera habitual el uso de este fármaco durante el embarazo, considerándolo el analgésico de elección para este grupo de mujeres.

Si bien no se ha relacionado con malformaciones, la mayoría de los estudios epidemiológicos sobre posibles efectos adversos del paracetamol durante el embarazo se han centrado en el asma infantil, sobre el cual ha habido evidencia consistente que lo relaciona con su ingesta. 

A estos hallazgos se suman cada vez más pruebas recientes de que la exposición prenatal a este fármaco aumenta el riesgo de hiperactividad infantil y trastorno de déficit atencional e hiperactividad (TDAH).

Además, se han sugerido algunas alteraciones de índole neurocognitiva en los niños que incluyen: varios problemas de comportamiento;  falta de atención y función ejecutiva;  diagnósticos de trastorno de oposición desafiante (ODD) y parálisis cerebral. Sin embargo, no se han reportado asociaciones en la ocurrencia de síntomas psicóticos  o aborto espontáneo, ni afectaciones en el coeficiente intelectual.

Estos reportes son muy preocupantes, debido a que el paracetamol se ingiere comúnmente en Europa, con estimaciones de exposición fetal de más del 40% de los embarazos en España, 55% en Dinamarca, llegando a un 65% en Francia.

El estudio

La investigación publicada recientemente en Paediatric and Perinatal  Epidemiology analizó la información recopilada por el Estudio longitudinal de padres e hijos de Avon (ALSPAC), que fue establecido con la finalidad de entender cómo las características genéticas y ambientales influyen en el estado de salud y el desarrollo en los padres y los hijos. 

Los investigadores del estudio Children of the 90s de Bristol -que  fueron dirigidos por la profesora Jean Golding- examinaron a 14,000 niños, en base a datos recopilados por el ALSPAC a las 32 semanas de gestación, donde identificaron a un 43% de las madres que tomó paracetamol “a veces” durante los siete primeros meses o más frecuentemente, durante los tres meses anteriores.

El objetivo de esta investigación fue analizar si el hecho de ingerir paracetamol a mediados del embarazo tenía efectos sobre el comportamiento de la descendencia, considerando un grupo de niños de edades entre 6 meses y 11 años.

Primero, los investigadores realizaron un análisis de exposición para determinar los factores de fondo que se relacionaban con las mujeres embarazadas que tomaban el medicamento, y luego estudiaron esos factores en base a los resultados del niño.

Con el uso de un cuestionario y la información escolar de los infantes participantes, los investigadores examinaron los resultados de las pruebas de memoria, el coeficiente intelectual y las pruebas de desarrollo preescolar, el temperamento y las medidas de comportamiento. La inteligencia y memoria fueron testeadas hasta la edad de 17 años.

Paracetamol y conducta

El equipo encontró una asociación entre la ingesta de paracetamol y los problemas de hiperactividad y atención, así como con otros comportamientos difíciles que se manifestaron en niños pequeños, que no eran explicables por la ingesta del medicamento o por factores sociales. 

Sin embargo, estas alteraciones conductuales o neurocognitivas fueron evidentes solo durante el período preescolar,  aunque hubo algunos casos después de los 7 a 8 años, que fueron informados por la madre o el maestro. Además, hubo una diferencia por sexo, ya que los niños parecían ser más susceptibles que las niñas a los posibles efectos conductuales del paracetamol.

En base a los hallazgos de esta investigación, Golding hizo referencia a la precaución de las futuras madres con respecto a la ingesta de paracetamol y otros fármacos:

Nuestros hallazgos se suman a una serie de resultados con respecto a la evidencia de los posibles efectos adversos de tomar paracetamol durante el embarazo, como problemas con el asma o el comportamiento en la descendencia. Refuerza el consejo de que las mujeres deben ser cautelosas al tomar medicamentos durante el embarazo y buscar atención médica consejos cuando sea necesario”.

Sin embargo, la investigadora fue cauta al aclarar el tipo de asociación que mostró este estudio, además de la conveniencia de estudiar el comportamiento en etapas posteriores de la vida:

Es importante que nuestros hallazgos se prueben en otros estudios: no estábamos en condiciones de mostrar un vínculo causal, sino una asociación entre dos resultados. También sería útil ahora evaluar si los niños mayores y los adultos están libres de conductas difíciles problemas en el caso que su madre hubiera tomado paracetamol “.