Uno de cada 7 bebés que nacen en el mundo presentan bajo peso

- Por

El 80% de los 2.5 millones de recién nacidos que mueren cada año presentan bajo peso al nacer, ya sea porque nacen prematuros y / o de pequeño tamaño para la edad gestacional que corresponde. 

Los bebés con bajo peso al nacer que sobreviven tienen un mayor riesgo de sufrir retraso en el crecimiento, además de varias patologías- incluidas las crónicas como diabetes y las enfermedades cardiovasculares- y trastornos del desarrollo futuros.

En el 2012, los 195 estados miembros de la OMS se comprometieron en lograr una reducción del 30% en la prevalencia de bajo peso al nacer para 2025, en comparación con las tasas registradas en el 2012. 

Estudio conjunto

Este estudio conjunto, realizado por investigadores de la London School of Hygiene & Tropical MedicineUNICEF y la OMS fue recientemente publicado en la revista The Lancet Global Health.

El equipo recopiló los datos disponibles de las bases de datos gubernamentales y las encuestas nacionales disponibles de los distintos países, para estimar la prevalencia y hacer un seguimiento de las tendencias en el bajo peso al nacer, donde se contabilizaron más de 281 millones nacimientos  en 148 países entre 2000 y 2015. Sin embargo, los autores destacan que 47 países (incluidos 40 países de ingresos bajos y medios) tenían datos insuficientes.

Estas primeras estimaciones de su tipo indican que, en el 2015 nacieron 20,5 millones de bebés con bajo peso (definido como menor de 2,500 gramos), que corresponde aproximadamente a 1 de cada 7 nacimientos, de los cuales, más del 90% se dio en países de ingresos bajos y medios. Casi las tres cuartas partes de estos bebés nacieron en el sur de Asia y el África subsahariana.

En los países de bajos ingresos este problema se debe en parte al crecimiento intrauterino deficiente. Por su parte, en las regiones más desarrolladas, el bajo peso al nacer a menudo se asocia con la prematuridad (nacido antes de las 37 semanas de gestación) debida a la edad avanzada de la madre, las cesáreas no médicamente indicadas y los tratamientos de fertilidad, que aumentan el riesgo de nacimientos múltiples.

El progreso en la superación del bajo peso al nacer también ha evidenciado un estancamiento entre el 2000 y 2015 en los países de altos ingresos, como el caso de Reino Unido, Finlandia, Francia, Alemania, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

Las regiones que avanzan más rápido son las que tienen este indicador más elevado, como el sur de Asia y África subsahariana, si bien el número total de nacidos vivos con bajo peso al nacer ha aumentado en el África subsahariana de 4,4 a 5 millones de bebés, en gran parte debido a los incrementos en las tasas de fertilidad y la migración. El sur de Asia todavía tiene casi la mitad de este grupo en el mundo, con un estimado al 2015 de 9,8 millones de bebés.

Según los hallazgos de este estudio, de seguir el actual ritmo de progreso a nivel mundial en cuanto a esta materia, no se alcanzará la cifra propuesta de reducción anual del 2,7% requerida para cumplir con la meta de la OMS para el período 2012 y 2025, por lo que habrá que duplicar los avances.

Acciones para atacar el problema

Estos hallazgos ponen en evidencia la necesidad urgente de invertir mayores recursos para disminuir este indicador, a través de la comprensión y el abordaje de las causales claves del bajo peso al nacer, incluidos las edades extremas de la edad materna, el embarazo múltiple, las complicaciones obstétricas y las afecciones maternas crónicas, como trastornos hipertensivos del embarazo, infecciones como malaria y estado nutricional materno deficitario, así como la exposición a factores ambientales como la contaminación interior, tabaquismo y drogas. 

Los investigadores piden que se garantice el pesaje  de todos los bebés que nacen, para mejorar la atención sanitaria y poner en marcha acciones de salud pública sobre las causas relacionadas con el bajo peso al nacer, para reducir la muerte y la discapacidad, como indica la coautora Julia Krasevec, especialista en estadísticas y monitoreo de UNICEF:

Todos los recién nacidos deben ser pesados, sin embargo, en todo el mundo, no tenemos un registro del peso al nacer de casi un tercio de todos los recién nacidos“, “No podemos ayudar a los bebés que nacen con bajo peso al nacer sin mejorar la cobertura y la precisión de los datos que recopilamos. Con mejores dispositivos de pesaje y sistemas de datos más sólidos, podemos capturar el verdadero peso al nacer de todos los bebés, incluidos los nacidos en el hogar, y brindar una mejor calidad de atención a estos recién nacidos y sus madres“.

La coautora Dra. Mercedes de Onis, de la OMS, Suiza, explica la asociación entre bajo peso, situaciones por países y grupos de riesgo:

El bajo peso al nacer es una entidad clínica compleja compuesta por restricción de crecimiento intrauterino y parto prematuro“, “Esta es la razón por la cual reducir el bajo peso al nacer requiere la comprensión de las causas subyacentes en un país determinado. Por ejemplo, en el sur de Asia, una gran proporción de bebés con bajo peso al nacer nacen a término pero con restricción de crecimiento intrauterino, que se asocia con la desnutrición materna, incluido el retraso del crecimiento materno. Por el contrario, el parto prematuro es el principal contribuyente al bajo peso al nacer en entornos con muchos embarazos de adolescentes, alta prevalencia de infección, o cuando el embarazo se asocia con altos niveles de tratamiento de fertilidad y cesáreas (como en EE. UU. Y Brasil). Comprender y abordar estas causas subyacentes en países con alta carga debe ser una prioridad“.


Si bien este estudio es el primero en aportar datos sistemáticos sobre el bajo peso al nacer en todos los países, los investigadores aclaran que se basa en estimaciones de modelos que ante la falta de datos en los países de ingresos bajos y medios, pueden verse afectados y subestimar el problema. 

Además, con respecto a la población de muestra, el 48% de todos los datos provinieron de países de altos ingresos, mientras que tan solo el 13% pertenece a África subsahariana y Asia, que son las regiones con las prevalencias más altas y que representan tres cuartas partes de todos los bebés con bajo peso al nacer en el 2015.
Por lo que la profesora Tanya Doherty del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, comenta:

Los autores presentan un llamado urgente y práctico a la acción para mejorar en gran medida la cobertura del pesaje al nacer, incluida la necesidad de medir y pesar a todos los bebés (nacidos vivos y mortinatos), fortalece los datos existentes y los sistemas de salud e innova dispositivos de pesaje mejores. Sin embargo, lograr esto en la práctica, especialmente en situaciones de emergencia o sistemas de salud débiles, sigue siendo un desafío“.