Terapeutas y pacientes se sincronizan en la terapia musical

- Por

Es un hecho que la terapia musical funciona, pero nadie está seguro de cómo. Un nuevo tipo de escaneo cerebral está ayudando a brindar esta información. Durante la terapia musical, el terapeuta debe crear un vínculo con su con su cliente para mejorar su confianza, habilidades de comunicación, consciencia y atención.

Hay diversos tipos de terapia, algunas están relacionadas con escuchar música relajante mientras se habla. Otras implican realizar música con instrumentos, lo cual puede traer beneficios especialmente para aquellos que tienen problemas para comunicarse verbalmente.

Otra terapia llamada GIM (Guided Imagery and Music, en inglés) consiste en que el terapeuta toca música y le pide al paciente que describa las imágenes que le vienen a la mente. Algunas pruebas han encontrado beneficios en la terapia musical, pero no se sabe exactamente cómo se logran. En una publicación en la revista Frontiers in Psychology, dos expertos escribieron los resultados de sus investigaciones este tipo de terapia.

El objetivo de la terapia musical es llegar a un momento de “cambio”, en el que pueden afianzar su conexión con su cliente. Terapeutas y pacientes a menudo han descrito sentirse en sincronía y ahora hay evidencia para demostrarlo.

El hiperescaneo puede grabar estos momentos

En este estudio, los investigadores utilizaron el hiperescaneo, un procedimiento que simultáneamente puede grabar las actividades cerebrales de las personas. Además, puede mostrar pequeños cambios, casi imperceptibles, entre el terapeuta y el cliente.

La terapia musical puede mejorar diversos problemas como ansiedad, depresión, autismo y demencia. Los terapeutas musicales deben tener sensibilidad para juzgar si la terapia está funcionando, y al utilizar el hiperescaneo podemos ver exactamente qué está pasando con el cerebro del paciente.

Uno de los puntos más importantes es que el escaneo cerebral mostró cómo los momentos de sentimientos negativos pasaron a ser positivos. Esto significa que no solo los pensamientos del terapeuta y su cliente están en sintonía, también sus actividades cerebrales. También notaron que la actividad cerebral en los cortexes de los participantes se incrementó.

No se sabe a ciencia cierta si al repetirse el estudio se encuentren los mismos resultados debido a la naturaleza individual de la terapia. Se harán mayores estudios antes de poder confirmar la sincronía entre terapeuta y paciente.

¿Por qué es relevante?

Los investigadores apuntan que al conocer más datos y tener información sobre el funcionamiento de la terapia musical, podrían saber exactamente qué momentos de la terapia son más útiles para los pacientes que tienen dificultades de expresarse verbalmente.

También podrían hacer a la terapia musical más efectiva al darle información al terapeuta sobre cómo y cuándo deberían intervenir para mejorar la eficacia del tratamiento.

Por último, estos hallazgos podrían ayudar a entender en general cómo se procesan las emociones en interacciones terapéuticas de otros tipos.

Con información de Medical News Today.