Los maquillajes pueden contener bacterias peligrosas

- Por

A diario, millones de personas en todo el mundo hacen uso del maquillaje para mejorar sus características físicas y enfatizar ciertos rasgos faciales y de su personalidad.

En base a información reciente de los Estados Unidos, hasta mayo del 2017, el 31 % de las personas de 18 a 29 años, el 41 % de las personas de 30 a 59 años y el 35 % de las personas de 60 años y más usan maquillaje diariamente.

Riesgos del maquillaje

Pero este aparentemente inofensivo acto de aplicar maquillaje esconde peligros para la salud que son desconocidos para la mayoría de las personas.

Estos riesgos hacen referencia a que gérmenes potencialmente dañinos presentes en baños privados y públicos, o durante un viaje en cualquier medio de transporte, pueden contaminar los productos de maquillaje.

Además, hay que considerar que todos estos productos tienen una “vida útil”, que es el período cuando son seguros de usar, el cual debe figurar en todos los envases. 

Esta vida útil varía de un producto a otro y está indicada en base al uso correcto del maquillaje, con las medidas higiénicas y de almacenaje adecuadas.

Existen regulaciones en la Unión Europea que hacen cumplir la regla de que todos los productos de maquillaje a la venta en estos países deben incluir el “período de tiempo después de la apertura” en el empaque. 

Sin embargo, lo mismo no sucede en los E.E.U.U., pues según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no existen regulaciones que obliguen a los fabricantes a incluir esta importante información en los envases.

En busca de bacterias

Un nuevo estudio de la School of Life and Health Sciences at Aston University en Birmingham, Reino Unido, publicado en el Journal of Applied Microbiology, analizó la presencia de bacterias en productos cosméticos.

Amreen Bashir y el profesor Peter Lambert analizaron muestras pertenecientes a 467 productos de belleza donados por usuarios del Reino Unido. 

Estos productos incluyeron 96 lápices labiales, 92 delineadores de ojos, 93 máscaras de pestañas, 107 brillos labiales y 79 esponjas de maquillaje que las personas usan para aplicar la base o el corrector.

Las sorpresas del maquillaje

Los datos obtenidos por estos investigadores ponen en evidencia que muchos productos de maquillaje albergan bacterias potencialmente dañinas.

Estos productos contaminados son aquellos que han pasado su fecha de caducidad, así como varios implementos de belleza.

Entre el 70 y el 90 % de todos estos productos estaban contaminados con bacterias, particularmente las esponjas de maquillaje, que no se limpian periódicamente.

Los gérmenes predominantes que los investigadores encontraron fueron Staplylococcus aureus, Escherichia coli y Citrobacter freundii, que son bacterias asociadas con infecciones de la piel, intoxicación alimentaria e infecciones del tracto urinario (ITU), respectivamente.

Las enterobacterias, como la E. coli, también estuvieron presentes en brillos labiales, así como en los lápices labiales, si bien con una tasa de contaminación más baja.

Como manifiestan los autores: “[La] mayoría de los contaminantes eran estafilococos/micrococos. También se detectaron enterobacterias en todos los tipos de productos, con una prevalencia particularmente alta en las esponjas para maquillaje (26,58 %)”.

Estos utensilios de maquillaje también tuvieron la tasa más alta de contaminación con hongos, con un 56,96 %. 

Los investigadores creen que la elevada presencia de hongos se debe a que los usuarios primero deben humedecer las esponjas para poder maquillarse con ellas.

Las superficies húmedas constituyen un caldo de cultivo muy propicio para el desarrollo de estos microorganismos.

Escasa o nula limpieza

Según los datos informados por los donantes que enviaron estos productos para su investigación, solo el 6,4 % de los productos de belleza habían recibido alguna vez una limpieza. 

También observaron que ninguno de los aplicadores de máscara de pestañas habían sido limpiados.

Además, según los datos, hasta un 27,3 % de las personas se aplican los productos de belleza en los baños, lo que puede resultar en contaminación con gérmenes fecales.

Esta contaminación también resultó del hecho de que las personas habían dejado caer el 28,7 % de los productos al piso, los cuales suelen tener una enorme cantidad de bacterias. 

De las muestras de esponjas, los usuarios habían manipulado o almacenado el 35,6 % de ellas en baños y hasta el 64,4 % de ellas habían tenido contacto con el piso.

Alcances del estudio

Los investigadores advierten que estos hallazgos pueden implicar problemas, particularmente para personas inmunocomprometidas, porque son más propensas a las infecciones.

Como indica Bashir: “Las malas prácticas de higiene de los consumidores cuando se trata de usar maquillaje, especialmente las esponjas de maquillaje, son muy preocupantes cuando se considera que encontramos bacterias como E. coli, que está relacionada con la contaminación fecal que se reproduce en los productos que probamos”.

Por lo tanto, “se necesita hacer más para ayudar a educar a los consumidores y a la industria del maquillaje en general sobre la necesidad de lavar las esponjas regularmente y secarlas completamente. Así como concientizar sobre los riesgos de usar maquillaje más allá de su fecha de caducidad”, agregó el investigador.