Los beneficios del yoga en la vida sexual

- Por

Yoga es una práctica originada en India. No se conoce con exactitud hace cuánto tiempo surgió; pero por cientos de años ha sido practicada.

En sánscrito, yoga significa “unión” del cuerpo y la mente; combina posturas (asanas) con la respiración consciente y la conexión del cuerpo físico y mental.

En años recientes, esta disciplina se ha popularizado en países de occidente; en algunos casos, más que como una filosofía, como una forma de fitness. Sin embargo, cuando se logran combinar todos los elementos en la práctica, los beneficios van más allá de la fuerza física y la flexibilidad: tonificación de músculos, relajación, presión sanguínea baja, alivio de artritis y dolor de espalda; y mejor salud mental.

Tantos han sido los beneficios que han demostrado los practicantes de esta disciplina, que científicos alrededor del mundo se están dedicando a estudiar esta práctica. Uno de los estudios más recientes ha demostrado que la práctica regular de yoga puede mejorar la vida sexual.

Los beneficios del yoga en tu vida sexual

Fuente: Pixabay

Más deseo y satisfacción

Las disfunciones sexuales femeninas son comunes, pero pocas veces son tratadas de forma adecuada.

Los tratamientos con fármacos para las disfunciones están disponibles; sin embargo son poco eficientes y producen efectos secundarios. Algunas pacientes con disfunciones que han decidido practicar yoga han notado que sus desórdenes sexuales han cedido.

Para establecer la relación entre yoga y la función sexual, investigadores del Hospital Dr. Ram Manohar Lohia en Nueva Delhi, India, realizaron un estudio con 40 mujeres; las féminas de entre 22 y 55 años (34 años en edad promedio) participaron en un campamento de yoga.

Durante 12 semanas, las practicantes tuvieron sesiones de yoga en las que probaron 22 asanas distintas; las posturas elegidas fueron aquellas dedicadas a mejorar los músculos de abdomen, la digestión, la flexibilidad de la zona pélvica y el humor.

Entre las asanas probadas estuvieron: la cobra, el triángulo, la vela, la rueda, el pez, algunas torsiones y la postura del cadáver.

Tras ese periodo, mostraron un cambio positivo en aspectos como el deseo, lubricación, orgasmo, excitación y menos dolor. El 75% de las mujeres reportó una mejor vida sexual tras el entrenamiento de yoga.

Yoga mejora el deseo y actividad sexual

Fuente: Pixabay

Yoga, un tratamiento alternativo para la eyaculación precoz

Los investigadores también examinaron los efectos de un entrenamiento de yoga de 12 semanas en hombres. Al finalizar la práctica, los involucrados también registraron cambios significativos en su función sexual. Aseguraron tener mayor deseo, más satisfacción, mayor confianza, control en la eyaculación, mejor desempeño y más sincronización con su pareja.

Además, una prueba comparativa encontró que practicar yoga es una alternativa no farmacológica a la fluoxetina, medicamento utilizado para tratar la eyaculación precoz.

En la prueba de los hombres, se incluyeron 15 posturas de diferentes niveles de dificultad.

Yoga podría ser tratamiento contra eyaculación precoz

Fuente: Pixabay

¿Cómo practicar yoga mejora el desempeño sexual?

De acuerdo con investigadores del Departamento de obstetricia y ginecología de la University British Columbia, en Vancouver, Canadá; practicar yoga regula la atención y la respiración, baja los niveles de ansiedad y estrés.

Se ha observado que también regula la actividad de los nervios parasimpáticos, encargados de activar las partes del sistema nervioso que envían señales al cuerpo para que se relaje, descanse; lleve a cabo la digestión; disminuya la frecuencia cardiaca; y desencadene cualquier otro proceso metabólico que permita la relajación. Estos elementos, acotan los especialistas, están relacionados con la respuesta sexual.

Por si fuera poco, existen posturas de yoga que provocan la contracción perineal y estimulan el sistema nervioso en la región pélvica. Moola bandha es una de las asanas que puede ayudar a mejorar la vida sexual. Esta postura alivia los dolores menstruales, el dolor de parto y dificultades sexuales en mujeres; en el caso de los hombres, trata la eyaculación prematura y controla la secreción de testosterona.

Los beneficios del yoga en tu vida sexual

Fuente: Pixabay

Discrepancias y otros estudios

La práctica de yoga se ha convertido en una de las terapias alternativas más populares en años recientes; ha sido objeto de otros estudios para entender los mecanismos con que mitiga el estrés, la ansiedad y otros desórdenes mentales.

De igual manera, se han hecho pruebas para utilizar esta disciplina como tratamiento para mejorar la función física en adultos mayores y para tratar apoplejía; incluso se han realizado investigaciones de los beneficios de esta práctica en niños, en personas deprimidas, con diabetes o disfunciones tiroideas.

Si bien hace falta evidencia científica sobre los beneficios sexuales del yoga, los estudios realizados al respecto abren la puerta a nuevas investigaciones y ponen el foco en desórdenes con poca atención como las disfunciones sexuales de las mujeres.