Científicos estudian un “segundo cerebro” que trabaja cuando defecamos

- Por

Un estudio en ratones de laboratorio ha ayudado a identificar un patrón de actividad neuronal en el sistema nervioso periférico no conocido hasta ahora. El hallazgo, realizado por científicos de la Flinders University de Australia, destaca que la actividad neuronal ocurrida durante la defecación no sucede en el cerebro.

De acuerdo con los especialistas, el sistema nervioso entérico (SNE) es como un segundo cerebro en nuestro cuerpo; está formado por redes de millones de neuronas encargadas de controlar el tracto gastrointestinal y el aparato digestivo. El sistema nervioso entérico se encuentra en los tejidos que revisten el esófago, el estómago, el intestino delgado y el colon; sus neuronas están repartidas en todo el tubo digestivo.

La características más importante del SNE es que es capaz de actuar de forma independiente al encéfalo; tiene la capacidad de recordar y aprender, de ahí que se denomine como un “segundo cerebro”.

El SNE es periférico y está separado del Sistema nervioso central, el cual integra al cerebro y la médula espinal. Entre ambos controlan y regulan la mayor parte de la actividad de nuestro cuerpo.

Sistema nervioso entérico, segundo cerebro

Fuente: fisioterapiamirasierra.com

Un sistema independiente

Los investigadores de la Flinders University analizaron el SNE de ratones eutanizados; el sistema nervioso entérico de estos mamíferos está compuesto por más de 400 mil neuronas individuales. A través de imágenes y electrodos neuronales de alta resolución, registraron los impulsos eléctricos del tejido del músculo liso; detectaron entonces un patrón rítmico de disparo neuronal que provocaba la contracción muscular en el intestino al momento de defecar.

El patrón de actividad neuronal detectado no había sido registrado antes en el sistema nervioso periférico de los mamíferos. Según el estudio, publicado en The Journal of neuroscience, la actividad mioeléctrica de las contracciones neurogénicas de propagación a lo largo del intestino grueso consistió en ráfagas prolongadas de despolarizaciones rítmicas a un frecuencia de 2 Hz. Además, reconocieron actividad continua de las neuronas del SNE aún cuando las contracciones del tracto digestivo habían cesado.

Los especialistas también indicaron que el inicio de las contracciones neurogénicas se caracterizó por la aparición de actividad sincronizada en neuronas excitatorias e inhibitorias. El método de imagen neuronal de alta resolución con electrofisiología que crearon los investigadores lo utilizaron en condiciones saludables. Ahora aseguran que podrán usarlo para comprender los patrones neurogénicos disfuncionales que pueden surgir a lo largo del colon; así como otras patologías digestivas. Uno de los objetivos es analizar el estreñimiento, un desorden que afecta a una gran proporción de la población mundial y que, en la mayoría de los casos, se debe a un tránsito colónico inadecuado.

La investigación recibió apoyo del National Health and Medical Research Council de Australia.