Científicos chinos identificaron el nuevo virus causante de la neumonía

- Por

Un grupo de científicos chinos ha identificado un nuevo tipo de coronavirus como patógeno probable del brote de neumonía ocurrido en la ciudad de Wuhan, que ha enfermado a varias personas desde diciembre del 2019.

Desde mediados de diciembre se han reportado al menos 59 casos de una neumonía atribuida a un virus no identificado, según datos aportados por la Comisión Municipal de Salud de Wuhan.

China informó por primera vez la ocurrencia de casos inusuales de neumonía a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 31 de diciembre de 2019.

No se han registrado muertes ni reportado casos de transmisión de persona a persona, pero muchos se han relacionado con un mercado de mariscos en la ciudad, que también vende variados animales vivos. 

Divulgar información del virus

Al parecer, el patógeno dejó de ser un misterio, pues un grupo de virólogos chinos logró secuenciar recientemente el virus y desarrollar una prueba para identificarlo, según informó CCTV, la emisora ​​estatal de China.

Aunque falta confirmar el vínculo entre el agente y la enfermedad, muchos científicos han elogiado el descubrimiento. A la vez, instan al país a compartir rápidamente la mayor información posible sobre el nuevo patógeno, la enfermedad que causa y su mecanismo de propagación.

Los científicos aislaron y secuenciaron el virus a partir de un paciente para luego emplear pruebas basadas en la reacción de polimerasa en cadena de transcripción inversa (RT-PCR) para identificar el virus en otras 14 personas.

La agencia estatal de noticias Xinhua informó que un grupo de investigación gubernamental, designado para el brote y dirigido por Xu Jianguo, director del Laboratorio Estatal de Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas en Beijing, continúa trabajando para confirmar que el coronavirus es el patógeno responsable de este brote de neumonía.

Con respecto a la divulgación de sus hallazgos, Christian Drosten, del hospital universitario Charité, indica que los investigadores chinos no deben preocuparse por el hecho de que por compartir la información se vea impedida la publicación del nuevo virus en alguna prestigiosa revista: «Ningún medio rechazará un artículo porque esta secuenciación se ha hecho pública».

Los informes noticiosos han sido cuidadosos al catalogar esta información como hallazgos preliminares, dice Wang Linfa, un especialista en enfermedades emergentes de la Facultad de Medicina de Duke-NUS. Para poder establecer como patógeno causante a este nuevo coronavirus es necesario replicar los síntomas en animales de laboratorio, lo cual puede llevar semanas o meses.

Sobre la difusión de los hallazgos, la viróloga Marion Koopmans, del centro médico Erasmus, manifiesta: «Creo que realmente deberían compartir los datos de la secuenciación para que todos nos aseguremos de poder hacer una prueba para este virus, en caso de tener viajeros de esta región”.

Lo que se sabe del virus

Este brote por el nuevo virus surgió en época invernal, con casos iniciales asociados a la exposición a animales comercializados en mercados. 

Los casos de neumonía en Wuhan son mucho más leves en comparación con otras patologías, como el síndrome agudo respiratorio grave (SARS), y parece que no se transmite de persona a persona, aunque algunos investigadores no están tan seguros y cuestionan esta supuesta evidencia.

Los científicos suponen que los pacientes de Wuhan fueron infectados por algún animal vendido en el mercado. Identificar la especie exacta es clave, dice Malik Peiris, virólogo de la universidad de Hong Kong, porque «puede haber otros mercados donde un virus similar puede estar circulando y será importante probar dichos mercados para contener brotes preventivos».

«Esta nueva patología viene a demostrar una vez más que los mercados de animales vivos ya no deberían permitirse», dice Robert Webster, un destacado científico del hospital de investigación infantil St. Jude., pues «hay una gran cantidad de coronavirus por ahí. Si sigues poniendo animales vivos en contacto con humanos, esto va a suceder de vez en cuando. Hasta ahora hemos tenido la suerte de que ninguno haya llevado a una transmisión generalizada de persona a persona».

Wang,  miembro que dirigió uno de los dos equipos que rastrearon el virus del SARS hasta los murciélagos de herradura que habitaban en cuevas en la provincia de Yunnan, manifestó: «Si tuviera que apostar, diría que proviene de los murciélagos”.

Además, el coronavirus que causa el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS), que surgió en 2012, también se relaciona con estos animales salvajes. Wang explica: «Los murciélagos llevan gran número de coronavirus y estos mutan rápidamente”.

Se ha sabido que en Hong Kong, 48 personas que viajaron a Wuhan en las últimas semanas presentaron síntomas de fiebre e infección respiratoria o neumonía. Singapur y Corea del Sur también han aislado viajeros enfermos procedentes de Wuhan pero, hasta el momento, en ninguno de ellos se ha encontrado infección con el virus sospechoso de reciente descubrimiento.

Para ver artículo original pulsar aquí.


Etiquetas: