Descubren nuevos vasos sanguíneos “escondidos” en los huesos

- Por

Las investigaciones dentro del área de la medicina siguen arrojando nuevos descubrimientos y avances tecnológicos. No obstante, el área de la anatomía no esperaba sorpresas. Ya que la anatomía fue una de las primeras áreas ampliamente estudiadas de la medicina. Sin embargo, el inmunólogo alemán Mathias Gunzer de la Universidad Duisburg Essen ha hecho un descubrimiento relevante que involucra al sistema circulatorio, y en específico a los vasos sanguíneos y los huesos.

Descubrimiento hecho en roedores

Antes de encontrar estas estructuras, el investigador alemán había encontrado una pista. Al usar técnicas para “colorear” glóbulos blancos en ratones, Mathias observó que estos atravesaban el hueso del roedor. Es decir, parecía que los glóbulos blancos entraban en el hueso sólido sin más. Gunzer asumió que las células debían moverse a través de pequeños canales en el hueso. Motivado por la curiosidad, el académico buscó información sobre las pequeñas estructuras. Para su sorpresa, no se mencionaba nada al respecto.

Él estaba convencido de que debía demostrar la existencia de las estructuras y describirlas. Para lograrlo, el inmunólogo trató los huesos de ratones con el fin de volverlos transparentes. Posteriormente, entintaron las proteínas presentes en los vasos sanguíneos y usaron un láser para observar las pequeñas estructuras. Usando estás técnicas, el investigador logró hacer un modelo 3D de los vasos en los huesos. Las estructuras vistas son una especie de canales, tal como se ve en la animación.

Recreación 3D del hueso de roedores estudiados
Créditos: Grüneboom et al. / Nature Metabolism

Lo último que faltaba, era trasladar el estudio a humanos. El alemán razonó: si los huesos humanos son similares, estos deberían mostrar alguna reacción observable. Para tener mayor seguridad de los resultados antes de hacer un experimento, consultó a un cirujano ortopédico. El cirujano le comentó que al realizar operaciones, el sangrado puntual es normal en huesos sanos. Motivado, Gunzen repitió la prueba hecha con ratones en huesos humanos. Finalmente, Mathias logró comprar la existencia de los pequeños canales en los huesos humanos gracias al experimento.

Médula ósea y células en movimiento

La médula ósea es una estructura esponjosa dentro de algunos huesos. Su función es producir algunas de las células que forman parte de la sangre. Por ejemplo, los glóbulos rojos. De igual forma, es importante para el sistema inmune, ya que en la médula se forman los linfocitos.

A pesar de que se tiene conocimiento de grandes arterías y venas que salen de los huesos. Las estructuras conocidas hasta entonces no explicaban algunos fenómenos. Por ejemplo como es qué migran tan rápidamente las células recién formadas del hueso.

Camino a un mejor tratamiento para la osteoporosis

Los medicamentos comunes para tratar la osteoporosis interfieren con los osteoblastos. Aquellas células se encargan de degradar y remodelar los huesos. Después de tratar los ratones con medicamentos para la osteoporosis, se encontró que si bien aumentaba la densidad ósea, los osteoblastos no podían formar nuevos canales.

La importancia del hecho reside en lo siguiente: los vasos sanguíneos permiten que la sangre transporte nutrientes y oxígeno. Por lo que los pequeños canales transportan nutrientes hacía el hueso y la médula. Entonces sería oportuno tomar en cuenta el descubrimiento para nuevos tratamientos para la osteoporosis.

En resumen, el descubrimiento de las pequeñas estructuras podrían suponer un avance en los tratamientos de enfermedades como la osteoporosis. Además de ayudar a comprender mejor cómo funciona el cuerpo humano.

Para leer el artículo original de Gunzer en Nature Metabolism.